Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La Residència de Vila-seca inicia el servicio de atención a domicilio

El programa también va dirigido a personas dependientes de poblaciones de todo el Camp de Tarragona 

Carmina Marsinach

Whatsapp
Carme Ruiz, trabajadora social de Mutuam a casa ayudando a Ángeles Ferrando en su domicilio, en Salou. FOTO: Alba Mariné

Carme Ruiz, trabajadora social de Mutuam a casa ayudando a Ángeles Ferrando en su domicilio, en Salou. FOTO: Alba Mariné

La Residència Vila-seca ha puesto en marcha un nuevo servicio de atención a domicilio. Su principal objetivo es poder echar una mano a las familias o personas dependientes que necesitan una ayuda de forma puntual. «De este modo se les permite seguir viviendo en sus casas en mejores condiciones y con el confort que ya tienen», explica Laura Felix, coordinadora del programa. 

La Residència Vila-seca es un centro público de la Generalitat pero gestionado por Mutuam. La iniciativa, que también está abierta a todo el Camp de Tarragona, arrancó a principios de abril pero no ha sido hasta ahora que ha empezado a tener los primeros servicios. Uno de ellos ha sido en casa de Ángeles Ferrando, de 91 años. Ella es de Tortosa pero desde hace más de 30  años vive con su hija, Neus Estupinyà y su yerno, José Antonio Rodríguez en Salou. Neus se puso en contacto con la Residència Vila-seca a través de los Servicios Sociales cuando inició los trámites para solicitar las ayudas por la Dependencia. 

«Así se les permite vivier en sus casas con mejores condiciones y con el confort que ya tienen», explica Laura Félix, coordinadora del programa

Ángeles siempre ha sufrido lumbalgia y muchos dolores de espalda. «Tiene dos vértebras chafadas. La tenemos que ayudar a vestirse y acompañarla al lavabo», explica Neus. 

Pero desde hace unas semanas cuentan con la ayuda de Carme Ruiz, una de las trabajadoras sociales de Mutuam a casa. Va a casa de Ángeles dos días a la semana, los martes y los viernes. «La ayudo a ducharse y arreglarse. Y luego le hago la cama, recojo el baño y luego me voy con ella. Le hago un masaje en los pies si se los veo muy hinchados, lo que haga falta». Pero Carme reconoce que lo que más le gusta es escucharla y hacerle compañía. Y es que Ángeles tiene muy buena memoria: «Tenía siete años durante la guerra y me acuerdo incluso de los nombres de algunos soldados», explica y asegura que con Carme está «muy contenta». 

«Ayudo a Ángeles a ducharse y arreglarse (...) Lo que más me gusta es escucharla», dice Carme Ruiz, trabajadora social 

Neus expone que tan solo la habrían llevado a la residencia si no la hubiésemos podido cuidar nosotros «pero no es lo mismo que poder estar en casa», explica. 
 

Estudio del caso  

Según Laura, la coordinadora del programa desde el Departamenbt d’Orientació Social del grupo, valoran cada caso y les recomiendan la mejor solución de acuerdo con las necesidades de la persona, la familia, y su entorno. Y ella es la encargada de supervisar el servicio y mantener un contacto regular con los usuarios y las familias. 

Dependiendo del caso, con la atención domiciliaria desde la Residència Vila-seca ofrecen apoyo en las actividades de la vida diaria  como por ejemplo en higiene y cuidado personal, levantar, acostar o caminar, cuidado y control de la alimentación, supervisión de la medicación o bien velas y guardias nocturnas en el domicilio o en hospitales. 

También hay la opción de que se les pueda acompañar en desplazamientos fuera del hogar como por ejemplo, para llevar a cabo visitas médicas o gestiones bancarias, así como orientación y apoyo a los cuidadores que se hacen cargo de algún familiar con dependencia. 

Apoyo en las tareas del hogar

Finalmente, desde la Residència se pueden prestar servicios de atención en el hogar y realizar tareas de limpieza o cuidado de la ropa. 

La residencia pública «Vila-seca» centraliza la demanda de los servicios más especializados con una oferta de plazas asistenciales y socio-sanitarias, además de plazas de centro de día y servicios complementarios como los de asistencia domiciliaria. Es el único centro de estas características que hay en el municipio y tiene un total de 50 plazas públicas y 15 privadas.

Temas

Comentarios

Lea También