Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La adjudicación del contrato del agua de Torredembarra se habría hecho con comisiones

Según las escuchas policiales que aparecen en el sumario del caso
Whatsapp
El empresario local Blas Niubó en una foto de archivo. Foto: DT

El empresario local Blas Niubó en una foto de archivo. Foto: DT

Las escuchas policiales a imputados por un delito contra la administración pública en Torredembarra cometido, presuntamente, bajo la alcaldía de Daniel Masagué, revelan supuestas comisiones por el contrato del agua que ganó Sorea, según la parte sin secreto sumarial. El juzgado número 1 de El Vendrell investiga los delitos de prevaricación, cohecho, malversación, negociaciones prohibidas a funcionarios, alteración de precios; falsedad documental, blanqueo, falso testimonio y pertenencia a grupo criminal del equipo de gobierno que empezó la anterior legislatura.

Las escuchas de la Guardia Civil captaron, el 30 de mayo del 2014, una conversación entre el empresario local Blas Niubó y la interventora Esther Agulló, ambos imputados. Niubó relataba a la interventora una charla entre él y la exprimera teniente de alcalde y mano derecha de Masagué, también imputada, Paqui Felguera (CiU). «Con el tema de Sorea» –la concesionaria del servicio del agua– «se ha hecho lo que se ha querido, se ha gastado lo que se ha querido, el 4 % - 5 % donde se ha querido y aquí ni dios respira», reseña el sumario.

Niubó describe que, en ese punto, Felguera «ha callado, se ha puesto roja como una tomatera y le digo: Paqui, haced lo que os dé la gana, porque ni soy el alcalde ni iré a la fiscalía».

El grupo municipal del PSC y la exconcejala Montse Gassull, entonces de ERC, llevaron a la fiscalía los contratos del agua, los pluviales y el alcantarillado; el contrato de recogida de basura y el alquiler de dos locales con derecho a compra.

La investigación dio un vuelco a partir de la denuncia ante la Guardia Civil de Gassull y Rachid El Ghzaoui, empleado despedido de la empresa panadera de Masagué, acerca de intento de sobornos a concejales y movimientos de dinero en billetes de 500 euros. La denuncia desembocó en el registro del ayuntamiento, de varios domicilios y de sedes empresariales y en la imputación de Masagué, Niubó, Felguera, cinco concejales más con cartera.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También