Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La ampliación del Raval de la Mar de Vila-seca, más cerca

El puente sobre la vía ya luce y empieza a dibujar el futuro paseo hacia La Plana. Las obras están casi listas. Es el primer paso para prolongar el recorrido del Raval de la Mar hacia el norte

Mònica Just

Whatsapp
Imagen del nuevo puente, sin el cual, según el alcalde, Josep Poblet, no podría llevarse a cabo el nuevo tramo del eje cívico que unirá Vila-seca, La Pineda y La Plana. FOTO: Alba Mariné

Imagen del nuevo puente, sin el cual, según el alcalde, Josep Poblet, no podría llevarse a cabo el nuevo tramo del eje cívico que unirá Vila-seca, La Pineda y La Plana. FOTO: Alba Mariné

La prolongación del Raval de la Mar hasta La Plana empieza a tomar forma. El puente que hacía falta para poder realizar la conexión ya está prácticamente listo, y supone un primer paso para la creación del nuevo paseo hacia la zona norte de Vila-seca. Las máquinas llevan días trabajando en la obra, que está vinculada al Corredor Mediterráneo. «Necesitábamos el puente sobre la vía del tren. Era determinante para poder llevar a cabo nuestros planes. Si no, no habríamos convencido a los responsables de Adif para hacerlo, porque inicialmente no estaba contemplado», explica el alcalde de Vila-seca, Josep Poblet. Así que ahora ya trabajan para dibujar lo que de momento llaman Passeig de la Plana. Una continuación del Raval de la Mar que, sin embargo, tendrá una concepción totalmente distinta. 

El recorrido, desde el puente, ya puede empezar a deducirse. «Se trata de un entorno completamente rural. Y ahí es donde juegan los arquitectos. Aquí no podemos hacer una avenida como el Raval de la Mar, que es un vial totalmente urbano, sino que se trata de darle continuidad pero con poco asfalto y de forma más cívica y social», señala el alcalde. Su idea es apostar también por la segregación de vehículos. Algo que ya se hizo en el Raval teniendo en cuenta sobre todo su integración con el turismo y la química, pero que aquí se llevará a cabo de forma distinta, entre transporte agrícola, vehículos convencionales, bicicletas y peatones.

Poblet habla de un gran corredor verde de un total de 8,8 kilómetros. «Lo de corredor verde tiene sentido porque el nuevo tramo unirá todos los alrededores desde La Plana hasta Vila-seca, por la zona del Castell. Después el recorrido pasa por el Parc de l’Hort d’en Pep, y llega al Raval de la Mar para ir por el Parc de la Torre d’en Dolça, los campos de golf de Lumine, la Sèquia Major y el Pinar del Perruquet ya junto al mar», remarca.

A día de hoy, mientras el puente sobre la vía ya está prácticamente listo y su entorno va tomando forma,  los técnicos municipales realizan los estudios necesarios para poder disponer de los terrenos del futuro Passeig de la Plana, que tendrá 3,7 kilómetros de recorrido. Mirarán el alcance, las amplitudes, características, cotas, desagües y los requisitos que hacen falta para llevar a cabo la actuación. «Es una obra urbanizadora, por blanda que sea. Y debe tener las condiciones para evacuar bien las aguas, así como también de seguridad», añade Poblet.

El paso sobre la vía se enmarca dentro de las obras del Corredor Mediterráneo

Pero la ide es que sea también un espacio dedicado al ocio. «Permitirá algo muy bonito: plantear zonas de descanso y parada», recuerda el alcalde. Y es que su intención es que haya espacio, por ejemplo, para un parque de salud con aparatos de gimnasia, un área de descanso con bancos, zonas con barbacoas, mesas al aire libre o varios usos sociales para aprovechar el entorno. «El recorrido, al ser tan amable y bucólico en medio de un ámbito estrictamente rural, permite algunos usos que en otros lugares del municipio serían inadecuados», dice el edil.

Poblet considera que el puente no será solo un vial de paso, sino también «un lugar de vigía espectacular que permitirá tener una visión preciosa de todo el término municipal hacia el mar. Será un punto ideal desde donde poder tomar fotos».

Antes de 2021

Todavía es pronto para establecer un calendario, pero el Ayuntamiento señala que, una vez solucionado el tema del puente, cuenta con que podrá agilizarse. La idea, pues, sería que el itinerario y la aprobación pudiera hacerse en 2019, para que entre 2020 y 2021 se desarrollara. «Soy un municipalista convencido y creo en la gran fuerza transformadora del mundo local. Pasaremos a tener un gran eje que enlazará todos los núcleos de nuestro municipio», remarca Poblet.

La previsión es que haya barbacoas, zonas de descanso y de ocio para crear un «eje cívico»

Con el nuevo Passeig de la Plana, el Raval de la Mar tendría precisamente esta continuidad que pone sobre la mesa el alcalde. Pero todavía faltaría una última actuación. Y es que, si bien el Raval ya llega a La Pineda, otro de los objetivos es mejorar el último tramo para que culmine en el Passeig Marítim. Una conexión que ya existe pero se trataría de darle más amplitud y dibujar su continuidad hasta la playa, haciendo más visible su llegada al mar. Confían en el nuevo paseo como un elemento «muy atractivo», y aseguran que potenciarán los proyectos y actividades deportivas y culturales para dar a conocer todo el término municipal.

Poblet manifiesta, sin embargo, que este último tramo está menos avanzado. Y que una consultora lo está estudiando. La idea es hacerlo más directo hacia la playa, apunta. El tema está en fase inicial y hay que ver cómo se planteará. Pero el consistorio se reafirma en la intención de llevarlo a cabo, aunque más a largo plazo.

Un vial inaugurado en 2013

El Raval dela Mar, financiado por la Generalitat, la Diputació y el Ayuntamiento de Vila-seca, se inauguró en 2013 tras dos años y medio de obras y supuso una inversión de 25,1 millones de euros. La vía principal es de 3,3 kilómetros de longitud y cuatro carriles, dos para cada sentido. El vial incluye una carretera específica, de 2,1 kilómetros y dos carriles, para camiones de gran tonelaje y mercancías clasificadas, que discurre paralela a la vía principal. La estructura más singular es una pasarela para peatones y ciclistas sobre la  autovía A-7, que hoy, cinco años después, es utilizada por muchos usuarios. «Raval de la Mar era la expresión histórica recuperada de cuando salías de la muralla de Vila-seca e ibas en dirección a la playa de La Pineda», recuerda el alcalde.

Temas

Comentarios

Lea También