La avioneta temeraria de Calafell volaba sólo a 50 metros de altura

El piloto no tenía los permisos en regla y arrancó de la nave marcas para evitar la identificación

José M. Baselga

Whatsapp
La avioneta volando sobre los bañistas en Calafell.

La avioneta volando sobre los bañistas en Calafell.

Los bañistas que estaban en la playa de Calafell el 14 de julio se extrañaron -e indignaron- por el vuelo aparentemente muy bajo de una avioneta sobre la orilla de la playa.

El aparato volaba a muy escasa altura y además no en línea recta sino que basculaba al pasar sobre los bañistas. La avioneta dio varias pasadas sobre la orilla.

Además, en uno de los vuelos sobre la avioneta expulsó el humo que habitualmente se utiliza en las exhibiciones aéreas. Esa humareda también alarmó a los bañistas, que incluso temieron que fuese una fumigación. 

Vídeo
La Unitat Tècnica de Seguretat Aèria i Policia Científica de los Mossos d’Esquadra inició una investigación en la que tuvo gran importancia un vídeo que los propios bañistas colgaron en la red y que mostró el Diari.

Mira el vídeo:



La investigación pretendía comprobar si realmente, como parecía, el aparato incumplió las medidas de seguridad aérea. Posteriormente el objetivo sería identificar desde donde había partido la nave y quien era el piloto.

Marcas
La Unitat Tècnica de Seguretat Aèria buscó en varios aeródromos y aeropuertos. La investigación no fue fácil ya que el piloto había arrancado de la avioneta unas marcas muy visibles que hubiesen ayudado a la identificación del aparato gracias al vídeo. Pocos días después se pudieron realizar las identificaciones.

Los mossos ya habían realizado diversos controles para intentar precisar la altura a la que volaba la avioneta al pasar sobre los bañistas de Calafell. 

Tomando como referencia otros elementos como los hinchables del mar, se ha concluido que el aparato voló a menos de 50 metros de altura, cuando el mínimo legal para este tipo de aparatos es de 150 metros. Esa altura mínima para las avionetas es de seguridad ya que para los drones la máxima es de 120 metros y se pretende evitar colisiones que pueden acabar en un desastre.

Además estos aparatos también deben volar a una distancia de la costa similar a la de las boyas que delimitan la zona de baño, que son de unos 200 de la orilla. En cambio el aparato invadió ese espacio de seguridad.

Sin documentación
La investigación policial señala además que esa baja altura, en el caso de que la nave hubiese tenido alguna dificultad técnica debería haber aterrizado sobre la playa sin tiempo de reacción poniendo en grave peligro a los bañistas.

Además el piloto no disponía de la documentación en vigor para manejar el aparato. 

AESA
 Con las conclusiones de la investigación los mossos han redactado un atetado que han remitido a la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dependiente del Ministerio de Fomento, que es quien tiene capacidad para imponer una sanción. Puede ser desde económica a la retirada de la licencia. 

El informe de los mossos considera que se produjo una infracción de la normativa aérea que puso en peligro la seguridad de las aeronaves y de las personas en tierra, por lo que podría haber infracción grave.

Noticias relacionadas:

Temas

Comentarios

Lea También