Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La basura invade las calles de Torredembarra

El Ayuntamiento admite que ha habido problemas de planificación, que existe incivismo y que multiplicará la recogida para solucionarlo. Advierte a Nordvert, la concesionaria, que no permitirá más fallos y que cumpla el contrato establecido.

Jordi Cabré

Whatsapp
FOTO: DT

FOTO: DT

La primera imagen al pisar las calles de Torredembarra da la sensación de que hay una huelga de recogida de basura. Los contenedores están hasta arriba, hay bolsas en los aledaños, el olor se hace insoportable según la clase de residuos que se han depositado y no han tardado a salir voces vecinales criticando la gestión del servicio en esta semana de verano.

A título de ejemplo está una comunidad de propietarios del número 10 del Passeig Mediterrani. Sus propietarios han pedido al Ayuntamiento el cambio de una batería de contenedores. La falta de mantenimiento, el retraso en el vaciado y el calor de esta semana de verano han sido la combinación perfecta para tener un aire irrespirable, la presencia de mosquitos e incluso se asegura haber visto roedores.

El vecindario no sólo ha pedido que se gestione bien la recogida y la limpieza de los contenedores, sinó que se busque un espacio más alejado para mejorar la convivencia. Desde el consistorio se ha recibido la solicitud de los propietarios y se plantea un cambio de ubicación para corregir el problema.  

Doblar turnos

El alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira, admite que el problema generado ha sido una acumulación de factores: incremento poblacional de segundas residencias, incivismo, falta de personal para las recogidas y mucho calor.  «La situación debe resolverse y hemos empezado a aplicar medidas para ello», asegura. El objetivo es recuperar la normalidad del servicio y borrar esta imagen de una ciudad sucia y contenedores llenos a rebosar.

Nordvert, la empresa adjudicataria, ha tenido problemas de personas y la falta de manos, el exceso de basura y un posible problema laboral interno han alertado al consistorio. «Nosotros pedimos que cumplan el contrato», dice el alcalde, que asegura que activarán a la brigada municipal si se repite la historia para no repetir la situación. «Y si debemos poner en marcha a la brigada, descontaremos este trabajo del precio de la concesión», advierte.

El Ayuntamiento, ante una situación que lleva ya unos cuantos días, ha informado en un comunicado sus intenciones para subsanar un problema de imagen y de salubridad. 

La primera acción es la colocación de nuevos contenedores en la ciudad, doblar el vaciado de los mismos como se llevaba a cabo en agosto del año pasado y reforzar la limpieza.

Otro de los aspectos que se deberá llevar a cabo es la campaña para los vecinos de segunda residencia, ya que en algunos barrios la recogida de basura es puerta a puerta y el confinamiento por la pandemia ha impedido explicar el sistema a los vecinos.

Temas

Comentarios

Lea También