La biblioteca de Segur de Calafell cambia libros por serpientes

La entidad habilitará un centro de investigación y acogida de especies decomisadas

José M. Baselga

Whatsapp
Una práctica de cómo manipular una serpiente.

Una práctica de cómo manipular una serpiente.

La biblioteca de Segur de Calafell cerró hace unos años con la entrada en funcionamiento del flamante equipamiento en el núcleo del pueblo. El edificio está sin uso y los vecinos piden destinarlo a alguna actividad que dinamice la zona.

La vieja biblioteca ya tiene un destino. Acogerá un centro dedicado a la investigación, divulgación, conservación, y gestión de especies invasoras, principalmente reptiles y anfibios. 

Será también un centro de recuperación y custodia de ejemplares que sean rescatados del medio o decomisados por intervención judicial hasta que se determine su destino como puede ser la devolución al país de origen al tratarse de especies protegidas pero con un cruel mercado negro.

Formación a escolares sobre reptiles.

La gestión irá a cargo del Grup de Recerca de l’Escola de la Natura de Parets del Vallès (GRENP) que ya tiene un aula de naturaleza en Parets del Vallès, pero que ya se le ha quedado pequeña. El Ayuntamiento de Calafell cederá las instalaciones de la antigua biblioteca de Segur.


El concejal de Medio Ambiente, Aron Marcos, señala que «supone colocar a Calafell en el mapa mundial de la investigación de reptiles y anfibios» y un equipamiento formativo.

En principio el centro de investigación ocupará todas las instalaciones con áreas para serpientes, para anfibios, de cuarentena de ejemplares rescatados, laboratorios y aulas para educación ambiental,  según recoge el convenio de colaboración con el consistorio.

El centro acogerá animales decomisados.

El objetivo es que los escolares del municipio pasen por el equipamiento para conocer a los reptiles y anfibios, su papel en la naturaleza y la necesidad de la conservación y evitar el comercio que causa tanto daño al medio por la demanda de estos animales como mascotas y que genera un tráfico ilegal.

El GRENP desarrolla actualmente junto a la  Universitat de València un estudio sobre las víboras ibéricas que analiza si el veneno de los ejemplares jóvenes es más potente que el de los adultos.

Nature
En las instalaciones de Calafell también se impulsará un estudio de la lagartija colirroja, una especie habitual de zonas costeras dunares. En Catalunya hay diversas colonias y con el incremento de áreas dunares para asentar playas se pretende comprobar si es posible la reintroducción en el medio natural.

Sus estudios del tritón del Montseny o de la gestión de enfermedades emergentes en anfibios son muy respetados en el ámbito científico.

Algunos de sus trabajos están publicados en la prestigiosa revista científica Nature. «Por lo que el nombre de Calafell ocupará un papel central a nivel mundial en este campo», señala Marcos.

Temas

Comentarios

Lea También