Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La cala Llenguadets de Salou se queda prácticamente sin arena

Marcel Llusà llevaba 17 años montando el chiringuito en la zona. Este año cree que no podrá instalarlo

Mònica Just , Carmina Marsinach

Whatsapp
Aspecto actual de la cala Llenguadets, ya casi sin arena. FOTO: Cedida

Aspecto actual de la cala Llenguadets, ya casi sin arena. FOTO: Cedida

Select beach, la playa selecta. Así promocionaban la cala Llenguadets de Salou en julio del año 1988 en unos folletos que se repartían a los turistas en cuatro idiomas: castellano, inglés, alemán e italiano. Una propaganda atractiva que proponía descuentos del 10% en el alquiler de toldos y camas playa, y donde además se ofrecía una consumición de sangría gratis de cinco a siete de la tarde. Hace 30 años la playa contaba con más de 100 metros. Ahora prácticamente se ha quedado sin arena. El eslogan publicitario no podría ser el mismo. 

Imagen de la cala de hace tres décadas, en julio de 1988. Entonces se promovía como ‘playa selecta’. FOTO: Cedida

El temporal del pasado 11 de abril se comió gran parte de las playas de la Costa Daurada. El fuerte oleaje barrió los chiringuitos de primera línea de mar y los de enfrente del paseo Colom tuvieron que desmontar sus instalaciones por completo. En la Platja Llarga desaparecieron unos treinta metros de la arena, pero una de las playas más perjudicadas fue la cala Llenguadets, ubicada entre la Platja dels Capellas y la Platja Llarga, en pleno centro de Salou, y muy rodeada de hoteles y apartamentos. 

Hace dos semanas el agua llegaba a las escaleras del Camí de Ronda que dan acceso a la cala. Estos días el Ayuntamiento de Salou ha empezado a realizar la reposición de arena y ahora por lo menos ya tiene algunos metros. Pero por el momento, Marcel Llusà todavía no puede montar el chiringuito que llevaba instalando cada verano en la cala Llenguadets desde hace 17 años: «Si ahora tuviera que montar, la terraza me quedaría dentro del agua», explica, mostrando el lugar donde se supone que debería instalar el establecimiento.

Leve mejora de la situación

Llusà siempre abría el chiringuito por Semana Santa o, como muy tarde, alrededor del puente del 1 de mayo. Según relata, desde el consistorio esperan que dentro de tres semanas o un mes el agua retroceda y con la reposición de arena la situación pueda llegar a mejorar. «Si el agua bajase diez metros, quince o veinte, vale. Entonces quizás lo podríamos montar. Pero si fuera así tampoco ganaríamos ni un duro porque no cabría gente», lamenta Llusà, que no está dispuesto a pagar los 18.000 euros que le supondría la concesión si tiene que perder dinero. Probablemente, tampoco podría colocar el medio centenar de hamacas que tenía en años anteriores. Una situación complicada que no le pone las cosas nada fáciles.

Marcel Llusà, señalando el lugar donde debería instalar su chiringuito. No podrá porque no tiene espacio. FOTO: Alfredo González

«Los turistas que vienen se preguntarán, ¿dónde está la playa? Los vecinos están enfadados (...) Es tan fuerte que no parece ni la misma playa», lamenta Llusà al analizar la situación. 

Según el propietario del chiringuito, quizás la solución pasaría por poner un espigón en horizontal delante de la cala para evitar la regresión de la misma. Aun así, fuentes municipales aseguran que se tendría que realizar un estudio exhaustivo para determinarlo y valorar esta intervención de forma detallada. 

«Los turistas se preguntarán, ¿dónde está la playa?  Es tan fuerte que no parece la misma»

Por su parte, el Ayuntamiento de Salou explica que, ante la previsión de que la zona sufriría varios episodios de temporales, la reposición de arena este año se retrasó a mayo. Durante estos días ya se pueden ver las máquinas y excavadoras que están trabajando en la recuperación de la playa dels Capellans y la playa Llarga.

Reivindicación de los hoteleros

Precisamente esta semana, representantes del sector hotelero pusieron sobre la mesa la situación de las playas en un debate celebrado en Salou, y lamentaron el mal estado en el que lucen a estas alturas del calendario. 
«El buen tiempo fomenta que vengan bañistas. Hay muy poca arena, desniveles. Están llenas de piedras. Y es una tendencia de los últimos años. Las cuidamos muy poco y este año dan pena», planteó Sonia Balcells, directora comercial del Grupo Reside. Y añadió: «Lo reivindico porque creo que es demasiado importante». Una reivindicación que también recogió la directora técnica del Patronat de Turisme de la Diputació de Tarragona, Marta Farrero, señalando que «tiene mucho sentido que un destino como la Costa Daurada trabaje las playas a nivel técnico y miremos qué se puede hacer».

Más arena: 782.000 euros para actuar  «de emergencia» 

El Consejo de Ministros ha dado luz verde a las obras «de emergencia» para reparar los daños producidos por los temporales de febrero y marzo por un importe global de 40,9 millones de euros en todo el Estado. El objetivo es reducir y restaurar, «lo antes posible», los daños causados en el dominio público marítimo terrestre por los temporales, han informado esta semana en un comunicado.

En la provincia de Tarragona, las intervenciones se llevan a cabo en las playas de Cunit, Calafell, El Vendrell, Roda de Berà, Altafulla, Salou, Cambrils, Mont-roig del Camp, L’Hospitalet de l’Infant, L’Ampolla, Deltebre y Sant Jaume d’Enveja, por un importe total que asciende a 782.000 euros.

Las actuaciones de emergencia previstas consisten, principalmente, en el aporte y redistribución de arenas y áridos, estabilización de frentes dunares, así como en la reparación de escolleras y elementos de defensa, y reparación y adecuación de accesos

Temas

Comentarios

Lea También