Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La canalización de Barenys en Salou va con retraso y aún faltan las expropiaciones

La redacción del proyecto ya está lista. Aun así, falta la aprobación por parte de la Generalitat. El consistorio insiste en que todo va por buen camino y que esta obra es una prioridad

Mònica Just / Carmina Marsiñach

Whatsapp
El barranco de Barenys, cargado de agua el pasado viernes tras el intenso episodio de lluvias que afectó, sobre todo, a Reus. FOTO: Alba Mariné

El barranco de Barenys, cargado de agua el pasado viernes tras el intenso episodio de lluvias que afectó, sobre todo, a Reus. FOTO: Alba Mariné

Es uno de los grandes proyectos de Salou. Una inversión millonaria que debe poner fin a un problema histórico. La canalización del barranco de Barenys para evitar las avenidas de agua sigue siendo una prioridad para el gobierno local. Sus responsables insisten en ello. Pero el proyecto acumula retrasos. Se dijo que en 2018 podrían empezar las obras,  pero a día de hoy es bastante improbable que así sea. Justo a principios de año se terminó la redacción del proyecto. Ahora falta la aprobación inicial –que debe llegar por parte de la Generalitat–. El próximo paso será ejecutar las expropiaciones de las fincas afectadas. Luego abrir la licitación que permita adjudicar las obras. Y finalmente, llevarlos a cabo.

«Es cierto que ha habido retrasos pero es un proyecto muy complejo. Somos optimistas», apunta el concejal de Urbanismo, Marc Montagut

«Sí que es cierto que hay algunos retrasos, pero es un proyecto muy complejo. Aun así, somos optimistas», apunta el concejal de Gestió de Territori, Marc Montagut, quien asegura que está convencido de que el proyecto saldrá adelante. «Insistiremos hasta donde haga falta. Es un objetivo prioritario para el gobierno de Salou acabar con las inundaciones en esta zona», insiste Montagut.

La situación en que se encuentra la Generalitat, todavía sin Govern, no pone las cosas fáciles. Pero tampoco se lo impide, insiste Montagut. «Esto no ayuda pero nosotros seguimos insistiendo. Y lo pedimos aunque no haya gobierno, porque técnicamente está todo hecho y reclamamos que sea un proyecto prioritario», añade el edil, confiado en que la situación de la Generalitat no afecte a esta inversión.

El fuerte temporal de la semana pasada que dejó intensas lluvias en varios puntos de la demarcación en muy poco tiempo reabrió la preocupación de los vecinos ante las anheladas mejoras. No llegó a desbordarse. Pero la Policía Local alertó a los vecinos del riesgo vía SMS. Y se cortaron también algunas calles.

En los últimos años se han ido llevando a cabo intervenciones. «Se ha ampliado la capacidad del caudal. Hemos hecho algunas obras, realizado acciones de limpieza...», remarca Montagut. Pero no es suficiente. Falta la intervención definitiva, que asciende a unos 12 millones de euros. Asimismo, los próximos pasos serán la aprobación, las expropiaciones y finalmente la ejecución, previa licitación de la obra.

Es pronto para fijar un calendario. Pero Montagut se muestra seguro de que, aunque sea lento, todo va por buen camino: «Cuando arranca un proyecto de estas características ya no para».

Sistemas de protección

Los vecinos del barrio de la Salut han tenido que convivir con las constantes avenidas del de Barenys. Algunos se las han ingeniado con sistemas de protección. En las entradas de algunos bloques de los edificios de la zona han instalado una especie de compuertas para evitar que el agua entre en días de lluvia. 

«La situación, ahora, está un poco mejor. Si el barranco está limpio no hay tanto problema»

Miguelina Gómez, vecina del lugar, explica que ahora la situación está «un poco mejor». Señala que si el barranco está limpio de cañas «no hay tanto problema». Según dice, cuando hay fuerte oleaje y el mar entra por el canal que da a la playa, el agua se colapsa y la marea arrastra arena hasta las viviendas. «Esperemos que lo arreglen pronto», apunta.

Otra vecina de la zona asegura que cada vez que llueve todas las calles del barrio de la Salut quedan inundadas. «Cada vez que esto pasa nos encontramos que no podemos aparcar, porque las calles están cortadas y si tenemos el coche aquí hay problemas para sacarlo». Esta residente considera que el Ayuntamiento incluso «se aprovecha» de la situación porque, según explica, cuando se inundan las calles tienen que aparcar en zonas de «pago». Asegura además que a algunos vecinos les han multado por salir por algunas calles en contra dirección. «Es un desastre que aún no lo hayan solucionado», concluye. 

«Siempre dicen que arreglaran el barranco, que lo están mirando y después nada», lamenta un vecino del barrio. 

Temas

Comentarios

Lea También