Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La costa reclama 'medidas urgentes' para evitar accidentes en la vía del tren

La muerte de una joven arrollada por un convoy reactiva las reivindicaciones de las administraciones y empresarios de la zona
Whatsapp
Una joven cruzando la vía por el tramo sin vallar donde el lunes se produjo el trágico accidente, a pocos metros de un paso elevado. Foto: Pere Ferré

Una joven cruzando la vía por el tramo sin vallar donde el lunes se produjo el trágico accidente, a pocos metros de un paso elevado. Foto: Pere Ferré

Los municipios de la costa piden «medidas urgentes» y celeridad para evitar más accidentes mortales en la vía del tren. El territorio se ha manifestado en esta dirección tras el trágico suceso ocurrido el lunes en Miami Platja, cuando una joven belga de 28 años falleció tras ser arrollada por un tren mientras cruzaba la vía en un tramo no vallado ni habilitado. El Ayuntamiento de Mont-roig ya manifestó el mismo día del accidente que pedía al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) «las medidas necesarias para acabar con el peligro que supone que los trenes pasen por la trama urbana». Desde el consistorio reclamaron soluciones urgentes para evitar que ocurran más accidentes

Según Adif, en Miami hay diez pasos inferiores, uno superior, un viaducto y la pasarela peatonal a lo largo del término municipal. El accidente del lunes se localizó a sólo 150 metros de la pasarela peatonal, cerca de la avenida Berlín.

Vallas e incivismo

La carencia de un vallado uniforme y el incivismo de la joven habrían sido las causas del fatal accidente. Pero esta conducta no es nueva para la población y turistas de la zona, quienes cruzan las vías sin vallar de forma habitual para llegar antes a las calas más cercanas. En los kilómetros de vía que hay en Miami Platja, sólo hay una zona vallada con 500 metros en ambos lados. Adif contabiliza en unos quince los kilómetros de vía, mientras que el consistorio afirma que son nueve y que sólo 150 metros están vallados.

Los puntos negros de Miami son muchos, pero impera la conducta habitual de cruzar la vía por pasos no autorizados y sin protección. «Somos prudentes. Si no vemos que el semáforo está en rojo no pasamos», argumentaban ayer algunos de los vecinos que se disponían a pasar sin cumplir la normativa. A la altura de la avenida de Berlín, ayer familias enteras pasaban por donde no debían, no sin antes mirar durante unos minutos hacia ambos lados. A escasos metros, se encontraba la pasarela peatonal. «Cada año ocurren casos como el del lunes. Y eso que el paso peatonal está a menos de cinco minutos», lamentaba Jerónimo C., vecino de la zona.

Otros veraneantes aragoneses confesaron usar más bien poco los pasos a nivel, «es más cómodo cruzar las vías, sobre todo si vamos cargados con la compra del día. Justo delante hay el supermercado y tener que dar toda la vuelta es poco práctico», defienden. Un vecino reconocía que por culpa de estos sucesos trágicos su casa ha bajado su valor real, a la vez que confesaba que es poca la gente que hoy usa la pasarela peatonal y los demás pasos autorizados. «Es un problema de civismo de la sociedad. Si lo vallaran, seguro que a la semana habría quien rompería la reja para poder seguir pasando sin cumplir la ley» afirmaba.

Los peligros de cruzar

Adif apunta que, además de ser una acción que pone en peligro la vida de los usuarios, se trata de una conducta que puede ser penada con multas que llegarían a un máximo de 6.000 euros en los casos más graves. El año pasado se registraron 900 cruces de vía inapropiados en Catalunya, 42 de los cuales tuvieron lugar en la demarcación de Tarragona.

Respecto a la obligatoriedad por parte de Adif de colocar vallas, hay opiniones de todo tipo. Mientras que el consistorio asegura que se han llevado a cabo numerosas reuniones para tratar la seguridad de la zona ferroviaria con vallados u otros sistemas, desde Adif justifican que la ley sólo les obliga a poner vallas siempre y cuando circulen trenes a una velocidad de 200km/h o superior y en caso de encontrarse en zona urbana. Si se aplica el caso de Miami en esta segunda suposición, argumentan que a quien le pertenece colocar las vallas es a los promotores que realizaron las construcciones cercanas a las vías del tren o al Ayuntamiento. Además, afirman no haber recibido ninguna reclamación por parte del consistorio para vallar la zona y tampoco haber recibido sugerencias por parte de ningún órgano colegiado del Ministerio de Fomento.

El último accidente registrado en este núcleo de población se remonta a principios de 2011, cuando un hombre perdió la vida en la vía, cerca de la calle California. De hecho, ese año fue uno de los más fatídicos para la localidad, llegando a las tres defunciones por culpa del tren. Y es que desde el año 2000, ya se han detectado alrededor de cinco casos de personas que han perdido la vida en la vía.

‘Minimizar riesgos’

Salou es otro de los municipios afectados por el paso de la vía por el núcleo urbano. El alcalde, Pere Granados, señalaba ayer la importancia de «minimizar estos riesgos, porque las vías no tienen que pasar por el centro de las ciudades, porque hay movimiento de personas y esto genera cierto riesgo. Tiene que eliminarse».

Granados recordó que Salou ya tiene un acuerdo con Adif para levantar las vías cuando los trenes dejen de pasar por este trazado, «y esto debe evitar que los trenes pasen». Tras el accidente ocurrido esta semana en Miami, el alcalde salouense insiste en la importancia de tomar medidas. «Pedimos que aceleren las obras del Corredor del Mediterráneo para que los trenes dejen de pasar por nuestros núcleos urbanos. No es una cuestión de valla sí o valla no, sino de concepto», insistió el edil.

Por su parte, el Ayuntamiento de Cambrils sigue haciendo presión para que la búsqueda de una solución para esta cuestión se acelere lo más rápido posible. Y es que tanto Cambrils como Salou también tienen puntos negros y reclaman desde hace años las medidas definitivas que pongan fin a los riesgos de que la vía cruce el núcleo urbano.

En L’Hospitalet de L’Infant, a diferencia de Miami, Salou o Cambrils, la vía no interfiere en la vida diaria de los vecinos, ya que se encuentra lejos del núcleo de población. Según argumenta el alcalde Alfons Garcia, este hecho evita tener puntos negros , aunque «lo ideal sería que retirasen las vías gracias al Corredor». En esta zona se concentran entre 10 km y 15 km de vía con un paso inferior, uno superior y un viaducto. Sin embargo, también ha habido accidentes. El más reciente data del septiembre del 2014, cuando un hombre perdió la vida cerca de la estación. En este año, afortunadamente, no se ha registrado ninguno.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También