Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Costa CRÓNICA

La credibilidad política de los candidatos de Cambrils, en un minuto

Debate de récord. Los doce alcaldables que optan a ganar en la villa marinera defienden sus propuestas entre aplausos y reproches

Cristina Sierra

Whatsapp
Los doce candidatos a la alcaldía de Cambrils debatieron durante cerca de dos horas en la sala del Casal Municipal de la Gent Gran.  FOTO: Alba Mariné

Los doce candidatos a la alcaldía de Cambrils debatieron durante cerca de dos horas en la sala del Casal Municipal de la Gent Gran. FOTO: Alba Mariné

A penas quedan cinco días para las elecciones y en Cambrils seguro que ayer los más de 300 ciudadanos que llenaron la sala del Casal Municipal de la Gent Gran se pudieron hacer una idea de a quién no votar.

Un año más, y ya van diez ediciones, Revista Cambrils organizó su tradicional debate que esta vez era de récord, ya que era la primera vez que se presentan doce partidos para ganar la alcaldía del municipio.

Un debate moderado por la periodista cambrilense Judith Estrada, que varias veces tuvo que hacer de árbitro e interrumpir el turno de palabra de los candidatos que se interpelaron entre sí o agotaron su tiempo para defender sus propuestas. Los alcaldables, siete de los cuales encabezan por primera vez una lista electoral, iniciaron su participación presentándose ante el público y desvelando su propuesta estrella.

Camí Mendoza, de ERC, aseguró que tenía las «mismas ganas e ilusión» de hace cuatro años para revalidar la alcaldía. La candidata desgranó propuestas como la remodelación de la Rambla Jaume I, un proyecto compartido por otros partidos; Lluís Abella, de Junts per Cambrils, que cuenta con una experiencia de ocho años, aseguró que, «ser concejal es el trabajo de que más me siento orgulloso».

Oliver Klein, del Nou Moviment Ciutadà, sacó pecho de saber «escuchar» y afirmó tener un proyecto apasionante; el economista Juan Carlos Romera, de Ciutadans, lanzó un zasca al gobierno nada más empezar con un «se expulsa al turismo por ideología»; Ana López, del PSC, afirmó que quiere tener una ciudad mucho más «limpia y responsable» y aseguró que su programa apuesta por las personas.

David Chatelain, del PP, centró su carta de presentación en su trayectoria en el consistorio y se comprometió a remodelar calles y aceras; Ivan Sanz, de la Assemblea de Cambrils, presumió del trabajo hecho en estos cuatro años en la oposición, como su defensa para mantener la líneas de P3; Tomás García, de Ara Decidim Nosaltres, manifestó que ha decidido hacer este paso «para convertir Cambrils en una ciudad llena de oportunidades».

Sara Estalella, de la CUP, avanzó que quiere replantear el modelo turístico actual por uno mucho más sostenible; José Luis Villares, de Alternativa Mediterránea, destacó el programa electoral que ha trabajado en cuatro años; Laura Moreno, de Podemos, centró su propuesta en que la participación ciudadana sea «más representativa en el ayuntamiento», y finalmente Teresa Recasens, de Primàries, explicó que nunca se había planteado entrar en política pero el punto de inflexión fue el 1 de octubre.

Los dos bloques de debate siguiente se centraron en el Cambrils más social y en la reactivación económica, dos temas que sirvieron a los actuales partidos que están en la oposición y a los de nueva creación para criticar la gestión del gobierno. La limpieza, el incivismo o desencallar el polígono Belianes fueron algunas de las claves que se trataron y que dejaron en evidencia a más de un candidato que demostró no tener mucha idea de lo que se estaba hablando. Un debate en el que también quedó claro que muchos de los partidos no quieren ni comprar el Museo de la Cooperativa Agrícola ni acabar  las obras del Teatre Auditori. 

Los posibles pactos también salieron a la luz en el cuarto bloque. Algunos como el PP o Cs aseguraron que no pactarán con aquellos que se saltan la ley, mientras que CUP o Primàries se negaron a pactar con las formaciones del 155. ERC, Junts per Cambrils o ADN no cerraron las puertas a hablar con todos los partidos que pongan los intereses del municipio por encima de todo, mientras que el NMC pidió que se «respete» a la lista más votada.  Dos horas de debate en el que los políticos se jugaron su credibilidad. El domingo sabremos quién se ha ganado mejor la confianza de la ciudadanía para gobernar. 

Temas

Comentarios

Lea También