Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Costa

La defensa del acusado de matar a Estela Calduch dice que es inocente

La abogada de Manuel Amancio Álvarez, alias 'El Bravo', pide la nulidad de las escuchas telefónicas que le practicaron
Whatsapp
El procesado Manuel Amancio Álvarez, ayer, antes de iniciarse el juicio en la Audiencia de Tarragona. Foto: ACN

El procesado Manuel Amancio Álvarez, ayer, antes de iniciarse el juicio en la Audiencia de Tarragona. Foto: ACN

La defensa del acusado de matar a Estela Calduch, la cajera de la sucursal del Banco Santander de Cambrils asesinada en 2010 durante un atraco, pidió ayer la nulidad de las escuchas que se le practicaron a su cliente, Manuel Amancio Álvarez, alias El Bravo.

Durante el juicio que empezó en la sección segunda de la Audiencia de Tarragona, la abogada del acusado, Mireia Costas, pidió la nulidad de las escuchas policiales de su teléfono móvil y las que se llevaron a cabo en el interior del coche de su cliente. Argumentó que el titular del juzgado número 3 de Reus las autorizó sin suficientes elementos para decidir que la cara del acusado se parecía a la del atracador, captado por las cámaras de seguridad del banco.

Los Mossos d’Esquadra y la Guardia Civil investigaron conjuntamente el atraco y, a juicio de la defensa, dos fotos del acusado y una de las cámaras de seguridad no son suficientes para autorizar las escuchas policiales.

La abogada duda de que la «similitud física» fuera «tan importantísima» como para autorizar la «injerencia» en el «derecho fundamental del secreto de las comunicaciones».

Mireia Costas ha citado la jurisprudencia contraria a las escuchas policiales «sólo para intentar disipar las dudas» y ha señalado que éstas sólo se pueden llevar a cabo cuando se «basen en hechos objetivos acreditados», por lo que los pinchazos telefónicos son «un medio excepcional».

La abogada expuso que los investigadores «adornaron» sus sospechas para que el juez autorizara las escuchas, que se habrían hecho con «falta de control judicial».

Esta versión difiere de la acusación pública y las acusaciones particulares (ejercidas por la familia de Calduch y por el Banco Santander), que coincidieron en elogiar la investigación por «escrupulosa».

La Audiencia de Tarragona resolverá hoy si declara nulas o no estas escuchas policiales, claves para resolver el atraco de la sucursal bancaria del Banco Santander de Cambrils el 25 de octubre de 2010, que finalizó sin botín y con la muerte de Estela Calduch.

El diez de junio

El acusado declarará el último, el día 10 de junio, y se enfrenta a una pena de 25 años de cárcel (20 por asesinato, tres por robo con intimidación y dos más por tenencia ilícita de armas).

El atraco se remonta al 25 de octubre de 2010, cuando dos hombres disfrazados con pelucas, barbas postizas, gorras y gafas de sol atracaron la sucursal del Banco Santander de Cambrils a las 08.40 horas.

Las acusaciones mantienen que el procesado metió un arma de fuego en la ranura del vidrio de seguridad de la caja para intimidar a la cajera y, según el fiscal, disparó intencionadamente y la cajera murió desangrada por un balazo en el cuello.

El 29 de marzo de 2011, El Bravo fue detenido junto con otros cuatro atracadores que actuaban en el Norte de España y eran famosos por sus métodos violentos. Luego estuvo dos años en prisión preventiva.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También