Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La desconvocatoria de un pleno en El Vendrell dinamita la aprobación del presupuesto

PP y C's acusan al PSC de someterse a la petición del PDeCat y aleja un ya difícil respaldo a las cuentas

José M. Baselga

Whatsapp
Un pleno en el Ayuntamiento de El Vendrell.

Un pleno en el Ayuntamiento de El Vendrell.

La desconvocatoria del pleno que debía celebrarse en el Ayuntamiento de El Vendrell pone en riesgo la aprobación de los presupuestos de 2018. El gobierno (PSC, PDeCat y un concejal no adscrito) carece de mayoría y necesitaría del apoyo de grupos de la oposición.

Pero la desconvocatoria, a petición del PDeCat argumentando que la situación política en Catalunya no ofrecía las condiciones, tensa la relación con partidos que podrían haber apoyado las cuentas (PP y Ciudadanos). Otros grupos como ERC, Som Poble, Sí Se Puede y PxC ya habían dicho que no las respaldarían.

Líneas rojas
PP y C’s ya habían marcado líneas rojas al gobierno por el apoyo de concejales del PDeCat, PSC y el concejal no adscrito al referéndum, lo que motivó que ambos partidos planteasen que no apoyarían las cuentas.

Tras la suspensión de la sesión, el concejal del PP, Jero Merino, advirtió que podría no dar apoyo a las cuentas. El alcalde Martí Carnicer respondió que no acepta chantajes de nadie. 

Difícil
Carnicer reconoce que la situación puede dejar al gobierno sin apoyos. Pero anuncia que lo asume y que la presentación de las cuentas será el próximo abril «para evitar actuaciones que queden colgadas». 

«Lo presentaremos. Si lo perdemos, presentaremos una moción de confianza». Ello motivaría que la oposición debería plantear un presupuesto alternativo y en caso de no hacerlo quedaría prorrogado el de 2017. En ese caso, el gobierno dijo que se pondrían en riesgo inversiones y convenios con entidades.

ERC y Som Poble
Fue el PDeCat quien pidió desconvocar el pleno por la situación política del país. Carnicer explica que, además, poco antes de la sesión se supo que ERC y Som Poble abandonarían la sala. «Para intentar preservar la normalidad y que la dinámica del país incida lo menos posible» optó por no celebrarlo. «De haberlo celebrado los ánimos se hubiesen radicalizado más», argumenta.

Reconoce el alcalde Martí Carnicer que «la situación no facilita la aprobación del presupuesto». También señala que al ser el PDeCat socio en el gobierno influyó para aceptar la demanda pero asegura que «no lo pidió nadie más».

Temas

Comentarios

Lea También