Más de Costa

La flor que sólo crece en Cap Salou

La 'Silene Ramosissima' está en peligro de extinción. Se trata de una especie que crece entre dunas y florece en primavera. En toda Catalunya no hay constancia a excepción de este descubrimiento

J.Cabré

Whatsapp
En este claro de Cap Salou está marcado en el suelo donde crece esta especie de flor. Foto: J.C/Dunas de El Altet

En este claro de Cap Salou está marcado en el suelo donde crece esta especie de flor. Foto: J.C/Dunas de El Altet

Salou tiene una flor única en Catalunya. Se trata de la Silene Ramosissima, una especie de la familia de las cariofiláceas que habita en arenales costeros o en dunas. Hace un tiempo, y con motivo de una limpieza en uno de los pinares privados de Cap Salou, se localizó esta especie. Su singularidad es tal, explican los expertos, que hasta que no hay floración –en primavera– es imposible saber si es la Silene Ramosissima o bien otra variedad de una planta de poca altura en su tallo.

Cap Salou, mucho antes de que el urbanismo convirtiera esta zona en un conjunto de edificios, hoteles y calles irregulares, era un auténtico dunar con infinidad de plantas y árboles. Hoy, en aquellos espacios todavía por construir, la maleza y los pinos blancos han ocupado todo el espacio, de forma que la espesura de los arbustos y las ramas de estos ejemplares han tapado el sol, y las plantas que viven de esos rayos se hayan extinguido lentamente.

Medidas de contención

Tras el descubrimiento de la Silene Ramosissima, el Ayuntamiento puso manos a la obra para poder salvar la única presencia de esta planta en toda Catalunya. Se habló con el titular del terreno para mirar de limpiar su solar y se acompañó la medida con una valla protectora que impide el paso indiscriminado de turistas y vecinos de Cap Salou que bajan a la playa cruzando este bosque y ensuciando el lugar.

Tras la instalación de una valla, hace ya un tiempo, los técnicos de la Generalitat y del Ayuntamiento han ido vigilando aquellos puntos donde crece esta flor con el fin de protegerla. Para ello, hay un plan de actuación terminado en estas últimas semanas que prevé una limpieza más exhaustiva de estos pinares con el fin de recuperar espacios soleados y permitir una recuperación de esta flor.

Si hay éxito, la idea es recolectar algunas semillas cuando florezca y ampliar la zona de actuación en Cap Salou y porqué no fuera de la ciudad.

Un proyecto más amplio

La localización y conservación de la Silene Ramosissima es un hallazgo y un proyecto que tiene mucho recorrido. Su presencia en Cap Salou es ideal. Allí existe una actuación municipal de recuperación de carácter ambiental empezando por el derribo del chalet de Pedrol Rius, en Cala Morisca, y terminando con un camino de ronda que debe conectar la ciudad con el núcleo turístico de La Pineda, en Vila-seca.

Aparte de la Silene Ramosissima existe en esta zona otras especies vulnerables dentro del catálogo botánico oficial como son el jaguarzo blanco (Halimium Halimifolium) o la Maresia nana. Todos estos elementos hacen que en Cap Salou se plantee una protección especial que parta del camino de ronda y descubra aquellas fincas todavía hoy libres de construcción hasta la antigua cantera del Port de Tarragona, en el límite con La Pineda.

La capacidad de protección de esta zona, añadida al valor turístico que aporte a la ciudad, y otros elementos culturales e históricos que se esconden en este punto de la capital de la Costa Daurada, ofrece un abanico de posibilidades promocionales muy importantes que podrían revitalizar el turismo. La especialidad botánica o El turismo histórico tienen argumentos en Cap Salou. Los búnkers de la Guerra Civil y el paisaje agreste invitan a descubrir una zona sólo transitada hoy por paseantes y vecinos.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También