Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de Costa

La granjera de El Vendrell, la imagen contra los encierros

Yasmina Moreno encabezó una protesta delante de la plaza de toros de Pamplona
Whatsapp
Yasmina Moreno estuvo en la primera línea de los activistas en la protesta.  Foto: Roland Boss/Animal Naturalis

Yasmina Moreno estuvo en la primera línea de los activistas en la protesta. Foto: Roland Boss/Animal Naturalis

La granjera de El Vendrell Yasmina Moreno protagonizó uno de los actos de protesta más simbólicos contra los encierros y las corridas de toros que se organiza en Pamplona coincidiendo con el inicio de los Sanfermines.

Moreno se vistió de toro junto a otros cinco activistas de Anima Naturalis y que encabezaban un acto en el que centenares de personas pintadas de rojo simbolizaban la sangre que durante los próximos días van a dejar los astados por las calles.

 

‘Nos aplaudían’

Tras el acto de protesta Moreno explicaba la «emoción que ha supuesto ver como muchos pamploneses nos aplaudían y animaban porque cada vez hay más personas en contra de la muerte de animales bajo la justificación de una fiesta».

Los activistas de la entidad animalista llegaron a Pamplona sobre las ocho de la mañana desde diferentes puntos del Estado. Junto a la plaza de toros de la capital navarra comenzaron a pintar sus cuerpos de rojo para sorpresa de los muchos turistas que llenan la ciudad.

Los participantes cubrieron de rojo la calle que lleva a la plaza de toros con sus cuerpos. Al frente de ese simbólico reguero de sangre seis miembros de Anima Naturalis representaban a los toros. Tres, entre ellos Yasmina Moreno, sostenían carteles en inglés, castellano y euskera contra la muerte de los toros.

Durante la hora que duró la acción la joven de El Vendrell explica como «muchos descubrieron que los toros que recorrerán por las calles estos días ya no volverán al campo sino que morirán». Moreno, que trabaja en el refugio La Bassa de El Vendrell, un recinto que acoge animales procedentes de situaciones de malos tratos o abandono, defiende que «no estamos en contra de la fiesta, sino de que en ella haya espectáculos que comporten el sufrimiento y muerte de los animales». La acción se saldó sin ningún incidente y hoy la granjera volverá a El Vendrell «para cuidar de los animales de La Bassa».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También