La guerra de la arena: Así quedarían las playas de Cunit, Calafell y Cubelles según lo que se haga en la térmica

Endesa es partidaría de demoler un tramo de 440 metros del dique central 

José M. Baselga

Whatsapp
Montaje de cómo quedarían las playas con la propuesta escogida por Endesa.

Montaje de cómo quedarían las playas con la propuesta escogida por Endesa.

Queda poca arena en las playas y la que hay es un tesoro que las poblaciones intentan retener por todos los medios. Rieras y torrentes ya no aportan sedimentos, que por otro lado serían mínimos al estar todo el interior urbanizado. Tampoco el río Foix, con una presa que impide una bajada constante de agua, ayuda a aportar arena a las playas de Cubelles y Cunit.

En ese escenario se plantea qué hacer con lo que fue el denominado puerto de la térmica de Cubelles, que en realidad era una toma de agua para refrigerar los circuitos de la fábrica, ya desmantelada. 

Estado actual

En cuatro décadas ese puerto ha configurado el litoral del Penedès y en él se acumulan miles de m3 de arena. Por Ley, Endesa, propietaria de la fábrica y de su puerto, debe dejar la zona como la encontró cuando se instaló.

Pero con todas las transformaciones del litoral eso es imposible. Además, la compañía señala que entonces en ese punto no había arena y todo eran guijarros. Es más, consideran que esos diques han ayudado durante décadas a retener y acumular sedimento, aunque también afectó hasta casi hacer desaparecer las playas de Cunit. 

Espigones
Para evitar esa afectación se construyeron en Cunit los tres espigones paralelos a la costa más próximos al puerto de la central. Posteriormente el Ministerio de la época construyó los otros.

El dique central del puerto de la térmica.

En Cunit temen los efectos de la intervención en el puerto. Endesa ha estudiado diferentes posibilidades. Desde demoler todos los diques, a sólo una parte o dejar la situación como está. Ya ha presentado sus conclusiones a Costas de la Generalitat y al Ministerio que es quien tomará la decisión definitiva.

La intervención motiva una previsible guerra de la arena. Calafell es partidaria de demoler todo el puerto. Con ello, según los estudios realizados, en Segur se ganarían hasta 40 metros de anchura de playa, pero en Cunit se perderían hasta 10 metros y en Cubelles en algunas zonas el mar llegaría a las viviendas.

Las consecuencias de demoler toda la dársena.

Los estudios encargados por Endesa señalan que la opción de menos impacto para la estabilidad de las playas de Cunit y Cubelles es eliminar 440 metros del dique principal, que tiene un kilómetro de largo, y quedarían dos barreras de piedras paralelas a la costa. Con esa opción se debería crear una nueva playa encajonada (entre los dos espigones del centro de la imagen). También sería necesaria una aportación extra de arena.

Así quedaría la zona con la opción escogida por Endesa.

La compañía añade que con esa opción también crecería la zona dunar generada durante décadas, en el lado de Cubelles, donde crían especies como el chorlitejo patinegro y la gaviota corsa.

Dejarlo como está
Por su parte, dejar el puerto tal y como está supondría mantener un retenedor de arena que después no volvería al mar porque ya no hay bombas de expulsión ni dragados. 

Resultado de dejar la zona tal y como está.

Esa arena retenida es la que provendría de las playas circundantes, ya que no hay más sedimento por la falta de aportaciones de las rieras, por lo que las dejaría peladas. Endesa considera que la afectación sería de gran impacto en pocos años.

Cinco propuestas
La compañía ha presentado cinco propuestas tanto al Ministerio como a Costas y a los municipios más afectados y ha planteado la que considera menos lesiva para las playas.

La opción de eliminar todo el puerto como reclaman desde algunos sectores ecologistas y el Ayuntamiento de Calafell se descarta ya que liberaría la gran cantidad de arena retenida en la dársena pero a la larga no se estabilizaría en todo el frente litoral.

Esa opción acabaría acumulando la arena junto al puerto de Segur, donde ya hay una gran anchura de playa y cada año obligaría a una redistribución con maquinaria con un elevado coste e impacto.

Cunit cree en la opción escogida por Endesa pero pide que en los espigones que hizo el Ministerio se habiliten unos brazos que ayuden a retener la arena que desplazan las mareas. Endesa explica que esas barreras no son suyas y es el Ministerio quien debe decidir. 

La compañía tiene el dinero para desmantelar los 440 metros de dique y que supondrían unos 4 millones. No hay fecha para el inicio de cualquier intervención ya que los ayuntamientos han pedido más tiempo para analizar las propuestas y presentan alegaciones.

Cunit y Cubelles también encargaron estudios paralelos que analizasen las diferentes opciones. En todo caso cambiará la dinámica litoral de la zona generada durante cuatro décadas.

Temas

Comentarios

Lea También