Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La incertidumbre planea sobre el edificio del Club Nàutic por falta de un ‘ok’ de la Generalitat

La concesión acaba este verano. El consistorio, que es el propietario, solicitó una autorización para que el actual concesionario pueda usarlo 24 meses más. A día de hoy no hay respuesta

Mònica Just

Whatsapp
Imagen del edificio social del Club Nàutic Salou, la concesión del cual finalizará dentro de un par de meses. FOTO: Alba Mariné

Imagen del edificio social del Club Nàutic Salou, la concesión del cual finalizará dentro de un par de meses. FOTO: Alba Mariné

El futuro del edificio social del Club Nàutic de Salou es incierto. La concesión para el uso de las instalaciones termina a finales de julio. Faltan apenas un par de meses y todavía no está claro qué ocurrirá cuando llegue la fecha límite. Los actuales concesionarios pidieron a la Generalitat una autorización para poder seguir usando las instalaciones 24 meses más y dar continuidad a sus proyectos mientras no pueda unificarse la concesión con la del Port –que acaba en 2067–. Pero, por ahora, no hay una resolución.

Fuentes consultadas del Departament de Territori i Sostenibilitat aseguran que no hay ninguna decisión tomada al respecto y que no saben hacia dónde evolucionará. Señalan que estaría sujeto a la normativa que haya en el momento que corresponda, y que es una decisión que depende del gobierno. Un gobierno que, a día de hoy, es inexistente en la Generalitat. 

Aunque tanto los responsables del Ayuntamiento como del club salieron con buenas sensaciones de las últimas reuniones donde se trató esta cuestión, sin el ‘ok’ oficial el tema no podrá desencallarse. Y el tiempo apremia.

«A día de hoy, el Club Nàutic de Salou necesita poder disponer de esta autorización lo antes posible para poder dar continuidad durante este periodo a los proyectos deportivos y a los servicios de los usuarios», señalan los responsables de la junta de la entidad. Esperan que todo avance y que las buenas intenciones que les trasladaron en forma de palabras en anteriores conversaciones se conviertan en la luz verde definitiva que necesitan para seguir al frente del club.

Según señala el consistorio, en la reunión que mantuvieron con los responsables de Ports de la Generalitat plantearon la posibilidad de que las dos concesiones se juntaran en una sola. Y es que si la del edificio social acaba este 2018, la del puerto estará vigente hasta 2067. Una decisión que estaba pendiente de la nueva Llei de Ports y que se está retrasando por la situación política.

En el peor de los casos, si el tema no se desencalla antes de que llegue la fecha límite, el puerto seguiría funcionando y lo que quedaría fuera sería la parte social. Fuentes municipales explican que presentaron la documentación pertinente en enero tras aprobarlo en sesión plenaria, y que siguen esperando respuesta. Confían en que el ‘ok’ llegue a tiempo, aunque volverán a llamar a la puerta de la Generalitat el mes que viene si ven que no se avanza.

Última asamblea de socios

Precisamente este tema fue uno de los ejes centrales de la asamblea general de socios celebrada hace apenas unas semanas. Según señalan fuentes de la junta de la entidad, el pasado 9 de agosto se solicitó formalmente la prórroga del contrato de explotación. Una opción que quedó descartada. Asimismo, en una reunión de la comisión mixta Ayuntamiento de Salou- Club Nàutic Salou, se descartó la prórroga del contrato y se planteó la posibilidad de las autorizaciones anuales, con un periodo máximo de tres años.

En noviembre se celebró otra reunión con la Generalitat. Allí asistió, según recuerdan los responsables del club, el secretario de Infraestructuras i Mobilitat de la Generalitat, Ricard Font, entre otros. «Puso de manifiesto la indefinición legal y la trayectoria del club –requerimientos del Pla de Ports, Mundiales de Windsurf, Juegos Mediterráneos...–», explican. Y, al no tener aprobada la nueva Llei de Ports, se plantean dos opciones: autorizaciones anuales para la ocupación del edificio o nueva concesión de dominio público–, remarcan.

Los pasos a seguir se fueron perfilando ya en diciembre, con una reunión de la comisión estratégica con el fin de fijar las acciones a corto plazo. Allí gana fuerza la opción de las autorizaciones anuales y la necesidad de solicitar el plazo máximo (tres años).

Fue el pasado 24 de enero cuando el pleno del Ayuntamiento de Salou acordó solicitar a la Generalitat la autorización para la ocupación del edificio social de 24 meses, para poder redactar el Pla Especial. Según señalan también desde el Nàutic, una vez finalice este periodo el consistorio renunciaría en favor de la Generalitat a la concesión del puerto –válida hasta 2067– y la Generalitat abriría una nueva concesión de los espacios de puerto y edificio. En relación a la explotación del Club Nàutic proponen seguir también con ella durante este periodo.

Comentarios

Lea También