Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La lluvia no puede con el Cós Blanc de Salou

La 38 edición del Cós Blanc de Salou convirtió la calle Ciutat de Reus en una auténtica fiesta en la que participaron 28 collas y más de de 30.000 personas que no dejaron de bailar bajo el diluvio de confeti que lanzaron los cañones

Cristina Sierra

Whatsapp
La calle Ciutat de Reus se convirtió en una auténtica discoteca al aire libre en la que se lanzaron veinte toneladas de confeti.  ALBA MARINÉ

La calle Ciutat de Reus se convirtió en una auténtica discoteca al aire libre en la que se lanzaron veinte toneladas de confeti. ALBA MARINÉ

«Señoras y señores. Niños y niñas. ¡Que comience el espectáculo!». La inconfundible voz de Juanma Hidalgo anunciaba el inicio de la fiesta más esperada y multitudinaria de Salou. Con un llamativo juego de luces y bajo los acordes de la banda sonora de la película ‘El gran showman’ y del tema ‘I love rock’n roll’ se daba el pistoletazo de salida a la 38 edición del Cós Blanc.

Las más de 30.000 personas que llenaban la calle Ciutat de Reus se dejaban llevar por el ritmo musical y los 20 cañones distribuidos a lo largo de la vía empezaron a escupir las 20 toneladas de confeti. Un año más, Dj Moncho era el encargado de hacer bailar a la gente, que cantaba y bailaba temas pegadizos como ‘Despacito’ o ‘Mayores’, pero también hubo momentos para hacer un ‘remember’ con canciones míticas como ‘I will survive’ o ‘La lambada’.

Con la calle convertida en una auténtica discoteca y llenándose poco a poco de los papelitos multicolor, la gente aprovechaba para hacer su particular guerra de confeti, lanzando bolas o revolcándose para hacer el ángel y disfrutar del momento. «¡Es la mejor fiesta del año, es mejor que el carnaval!», apuntaba Míriam, que inmortalizaba el momento con su teléfono móvil. 

Las 28 collas y las más de 3.500 personas disfrazadas empezaron a desfilar por la vía. No habían pasado ni veinte minutos del inicio del Cós Blanc cuando empezaron a caer las primeras gotas.

La gente se cubría las cabezas con bufandas y gorros mientras veían la rúa y la lluvia empezaba a apretar, llegando a poner en riesgo el espectáculo, aunque finalmente no fue así y se puedo hacer la rúa sin problemas. 

Superhéroes y fantasía

Entre los disfraces más divertidos no faltaron los clásicos Superman de la Colla Caracol y Spiderman de la Colla; los personajes de la serie manga de los años 80, ‘Bola de Drac’ del Esplai Salou; los egipcios de la Colla Jove; los huevos del Grup Jove o también los marineros de la Ampa Santa María del Mar.

También habían grupos que estaban de celebración, como la Ampa de l’Escola Europa, que se vistieron de fiesta con chalecos y sombreros dorados para conmemorar su 30 aniversario. Por el contrario, la Colla Els Dimecres, vestida de chinos, no pudo desfilar con su carroza pero eso no fue un problema, ya que los participantes disfrutaron igual de la rúa.

«Hacía años que no venía porque vivo fuera pero es una fiesta increíble, es el mejor día en Salou», afirmaba Xavi al Diari.

A punto de acabarse el evento y con el confeti alcanzando las rodillas, niños y mayores apuraban los últimos papelitos de esta particular lluvia para hacerse fotos para recordar un día inolvidable. 

Temas

Comentarios

Lea También