Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La lluvia respeta les Nits Daurades

La procesión religiosa, los fuegos artificiales y el concierto de la Orquestra La Privada pusieron el punto final a esta edición de les Nits Daurades de Salou
Whatsapp
La Mare de Déu fue la gran protagonista del día de ayer.  Foto: Pere Ferré

La Mare de Déu fue la gran protagonista del día de ayer. Foto: Pere Ferré

Las malas previsiones meteorológicas no consiguieron aguar el programa establecido de la última jornada de les Nits Daurades de Salou. Contra todo pronóstico, la imagen de la Mare de Déu pudo pasearse sin ningún problema por las calles de Salou. Aun así, pocas horas antes la lluvia hacía acto de presencia en la localidad, pero llegado el turno de la procesión, los salouenses pudieron salir a la calle sin mojarse .

El día grande de les Nits Daurades empezó hacia las ocho y media de la tarde, con una Misa Mayor en honor a la Mare de Déu. Una vez terminada, fue el momento de sacar a la imagen de la iglesia de Santa Maria para trasladarla hasta el puerto. Allí, la barca Santa Maria del Mar esperaba impaciente su llegada para poder realizar la tradicional procesión marítima. Sin embargo, este año el oleaje no permitió que la imagen saliera del puerto. Pero esto no evitó que los sentimientos a flor de piel se mezclaran con la devoción y la tradición del acto. Pocos minutos después, la imagen volvió a tierra firme, donde una multitud de personas seguían esperándola envueltos en un ambiente lleno de solemnidad. Además de vecinos y turistas, en la procesión también hicieron acto de presencia los principales representantes del gobierno local y de los cuerpos de seguridad.

De este modo, los feligreses repitieron un año más la procesión a hombros de la Mare de Déu, iluminando el recorrido con antorchas. Muchos de los participantes de la procesión no dudaron en ir descalzos para honrar a la Mare de Déu. Así pues, los remos, las vestimentas marineras antiguas, las redes y las antorchas acompañaron en todo momento a la imagen, así como también la música de la Banda Misericòrdia de Reus.

Pero les Nits Daurades no se despidieron de este año únicamente con la procesión religiosa. La despedida fue marcada por los fuegos artificiales y la música. Igual que años atrás, no pudieron faltar los vecinos y turistas previsores que se reservaron espacios privilegiados en la arena de la playa para poder observar desde la mejor posición el espectáculo de luz y color que iluminó el cielo de Salou. Como ya es habitual, una multitud de móviles y tablets captaban cada instante para el recuerdo. Nadie se quiso perder el espectáculo sin grabarlo en la memoria de sus dispositivos móviles.

La traca final que cerró les Nits Daurades, sin embargo, la puso la Orquestra La Privada, que se encargó de versionar éxitos de ayer y de hoy para hacer bailar a jóvenes y no tan jóvenes.

Con los actos de ayer, Salou se despidió por todo lo alto de las Nits Daurades, esperando con impaciencia que vuelvan el año que viene.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También