Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La milla diaria de l'Arboç

Los alumnos de la escuela Camp Joliu reccorren cada día 1.600 metros como iniciativa de salud

José M. Baselga

Whatsapp
La milla puede hacerse corriendo o caminando.

La milla puede hacerse corriendo o caminando.

Si la iniciativa repercutirá en el rendimiento académico es algo que se irá viendo a lo largo del curso. Pero de momento los profesores  de la escuela Camp Joliu de l’Arboç confirman que el grado de atención y la tranquilidad en las clases de la tarde es mayor.

También a la hora del comedor los alumnos comen más y están más relajados, explican los profesores del centro. Y hasta la relación entre los alumnos se fortalece.
Cada día los alumnos de la escuela corren 1.600 metros.

Es una iniciativa inspirada en el modelo implantado en Escocia por la profesora Elayne Wyllie. Allí los alumnos corren una milla diaria. La iniciativa ‘the daily mile’ busca que los alumnos mejoren su estado físico evitando el sobre peso pero también ayudando a un mayor grado de atención en las aulas.

90 alumnos
En la escuela de l’Arboç ya son 90 los alumnos que cada día a las una del mediodía corren la milla diaria. Son escolares de primero y segundo de ESO a los que se han sumado, de momento, dos maestras. La de Deporte y la de Sociales. Aunque la iniciativa está abierta a todo el personal del centro y se espera que se vayan incorporando más caminantes.

Algunos de los participantes en la milla diaria de Camp Joliu.

Camp Joliu ya impulsó la iniciativa el pasado año y ante el éxito ha decidido repetirlo este curso bajo la supervisión de la profesora de Educación Física, Cristina Vidal.

Sedentarismo
Los impulsores destacan el objetivo de incrementar el estado de salud de los jóvenes para evitar el sedentarismo sobre todo en la adolescencia. Así, se busca que incorporen un hábito de práctica deportiva que hace que algunos jóvenes queden para participar en carreras populares de localidades vecinas.

La iniciativa que se impulsó en Escocia ha tenido una gran repercusión a nivel mundial. Allí la milla se recorre a primera hora de la mañana. En l’Arboç es a la una del mediodía y se alarga una media hora. Los alumnos pueden cubrir la distancia corriendo y a pie. A todos se les controla el tiempo no por un carácter competitivo sino para que el alumno tenga un control de su esfuerzo y vea una evolución.


Los efectos
Los impulsores destacan que el proyecto ayuda a mejorar el rendimiento académico, el estado de ánimo y la concentración de los alumnos. También reduce estados de angustia y estrés ya que la actividad se presenta en forma de diversión y en compañía. «Hace crecer la confianza en uno mismo» y permite descansar mejor y tener mayor atención Y también ayuda a mejorrar la interelación entre los alumnos
La iniciativa está abierta a todo el personal de la escuela. Aunque de momento sólo se animan a recorrer la milla los alumnos y dos profesoras, el objetivo es que también se acaben sumando la dirección, el personal de cocina, los jardineros, el rsto de maestros... Porque el objetivo es mejorar la calidad de vida de todos.

 

Temas

Comentarios

Lea También