Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La muerte de una empleada de banca en Cambrils, a juicio 5 años después

Hoy empieza el juicio contra el presunto autor del disparo que acabó con la vida de Estela Calduch a sus 25 años
Whatsapp
Imagen del día en que ocurrieron los hechos, en la calle cambrilense de Roger de Llúria. Foto: Jordi Cabré /DT

Imagen del día en que ocurrieron los hechos, en la calle cambrilense de Roger de Llúria. Foto: Jordi Cabré /DT

El 25 de octubre de 2010 Estela Calduch, vecina de Sant Carles de la Ràpita y empleada de una entidad bancaria de Cambrils, fallecía como consecuencia del disparo de un arma durante un atraco en la sucursal donde trabajaba. Han pasado cuatro años y siete meses, y el sistema judicial ha impedido que se celebrara el juicio. Familiares y amigos de la joven han pedido en reiteradas ocasiones celeridad en el proceso. Hoy, al fin, comenzará el juicio en la sección segunda de la Audiencia de Tarragona. Hoy se debatirán las cuestiones previas, y el lunes se dará inicio a la práctica de las pruebas. La previsión es que el acusado de matar a Estela, Manuel Amancio A.V., declare al final, una vez practicadas las testificales y periciales propuestas por las partes.

Tanto la Fiscalía como la acusación particular piden para el procesado 25 años de prisión y el pago de una indemnización de 800.000 euros. Manuel Amancio A.V. está acusado de los delitos de asesinato -por el que se le piden veinte años de prisión-, así como por un delito de robo con intimidación y uso de arma en grado de tentativa –se piden tres años-, y un delito de tenencia ilícita de armas -dos años-.

El acusado permaneció en prisión preventiva del 1 de abril de 2011 hasta el 30 de abril del 2013. Los jueces reconocieron entonces que había indicios de distinta intensidad para que el acusado ingresara en prisión, pero también afirmaron que hay «un déficit instructor absolutamente incompatible con toda privación de libertad», en referencia a la lentitud de la justicia. El retraso en la práctica de las diligencias, motivado, entre otros factores, por los sucesivos cambios de Instructor del juzgado encargado de este procedimiento, ha provocado que desde diversas instancias –también la voz de los vecinos y del Ayuntamiento de Sant Carles de la Rápita- se reclamara justicia para Estela y sus familiares.

La Sala admitió en su día «la precariedad de la situación de la Administración de Justicia a la que no es ajena, ni tampoco el cambio de jueces en el juzgado instructor». El caso llegó a pasar por manos de cuatro magistrados distintos. Y el Auto que dejaba en libertad al presunto autor del disparo mortal, tras dos años de prisión preventiva, apuntaba que esto no justifica en modo alguno la paralización de facto de una causa que contaba desde el día 30 de marzo de 2011 con un imputado privado de libertad.

En la calle Roger de Llúria

Los hechos ocurrieron a las 8.40 horas del día 25 de octubre de 2010. Según la acusación, el procesado –junto a una segunda persona, no identificada– se dirigió a la oficina del Banco Santander situada en la calle Roger de Llúria de Cambrils. Cuando ambos accedieron al interior, el ahora acusado se dirigió a la zona de caja, donde se encontraba Estela. Manuel Amancio A.V. sacó un arma de fuego, la introdujo en la bandeja metálica de la parte inferior el cristal de seguridad del mostrador de atención al público, e intimidó a la víctima exigiéndole que le diera el dinero. Fue entonces cuando disparó el arma de fuego, hirió a la víctima y le causó la muerte.

Finalmente, tras exigir que le abrieran la puerta, huyó junto a su compañero a las 8.45 horas, sin botín. El arma utilizada no ha sido encontrada. Era un revólver o una pistola de calibre 38 ó 35,7 milímetros, y el acusado no disponía de licencia para tenerla.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También