Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La negativa de una vecina a poner un contador deja sin luz a Cáritas de El Vendrell

La entidad benéfica irá a los tribunales ya que es la afectada por lo que señala un enfrentamiento entre particulares
Whatsapp
Miembros de Cáritas de El Vendrell en el centro de distribución de alimentos.  Foto: JMB/DT

Miembros de Cáritas de El Vendrell en el centro de distribución de alimentos. Foto: JMB/DT

El centro de distribución de alimentos de Cáritas de El Vendrell lleva un mes sin luz por la negativa de la propietaria del edificio a colocar el contador necesario. La situación impide que Cáritas pueda mantener en funcionamiento las cámaras para conservar productos frescos. El funcionamiento del local para el reparto de la comida envasada es posible gracias a un generador.

La situación roza el esperpento. El centro de distribución de alimentos de Cáritas contaba con un contador provisional de obra que autorizó el Ayuntamiento. Pero un día los responsables de la entidad comprobaron que había sido retirado. El presidente de Cáritas, Joan Carles Guitart cree que lo retiró la compañía eléctrica que argumenta que no puede haber un contador adicional donde ya existe uno general.

Cáritas solicitó a Endesa la colocación del contador definitivo, pero la propietaria del edificio no autoriza la entrada de los técnicos hasta la zona donde colocarse el dispositivo. Da la circunstancia que la propietaria del edificio es hermana de la dueña del local que tiene Cáritas en alquiler.

Desde Cáritas denuncian que una situación de desencuentro entre los propietarios de los inmuebles cause daños a un tercero que paga el alquiler. Joan Carles Guitart explica que la entidad acudirá a los tribunales al considerar que nadie puede vulnerarles el derecho a tener el contador que suministra energía a su centro de alimentos. «Y menos cuando la propietaria del local nos autoriza».

 

Intermediación municipal

Los intentos de convencer a la propietaria del edificio para que permita el contador han sido infructuosos «y por ello recurriremos a los tribunales», explica el presidente de la entidad, que pide al Ayuntamiento la intermediación.

La afectación al local de Cáritas tiene consecuencias para el municipio. Un 75% de las familias a las que atiende la entidad están derivadas de los servicios sociales del Consistorio.

Guitart lamenta que la situación afecte a las 390 familias que tienen en Cáritas una ayuda para poder comer cada día. Aunque la situación no tiene mayores efectos en los alimentos envasados, sí que impide el reparto de productos frescos que se logró al contar con cámaras frigoríficas que donó la entidad de los Pastorets de El Vendrell.

La consecución de esas cámaras permitió aumentar la variedad de productos entregados a las familias. También facilitó que el mercado municipal y otros establecimientos de restauración donasen a Cáritas productos perecederos que sin los frigoríficos se perderían.

Cáritas descarta inicialmente tener que cerrar las instalaciones ya que para el reparto de los productos envasados no hay más problema y los usuarios comprenden la situación, como señala Guitart. El jueves es el día en que los usuarios del servicio recogen los alimentos.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También