La pequeña Sara encuentra donante para su leucemia

La bebé de Salou 16 meses recibió en diciembre la noticia de que había un portugués con una compatibilidad del 90%. En la noche de Reyes Magos recibió como ‘regalo’ la transfusión

Jordi Cabré

Whatsapp
La pequeña tiene 16 meses. FOTO: Cedida

La pequeña tiene 16 meses. FOTO: Cedida

Sara todavía no es consciente de que ha nacido dos veces. La primera vida de 15 meses ha estado plagada de incertidumbre, dolor y desesperación. La segunda vidam desde hace poco más de un mes, es la que tiene por delante y se intuye que será llena de luz y esperanza.

La pequeña Sara es de Salou y padece un cáncer. Se trata de una variedad de leucemia (mielomonocítica) rara en bebés o en niños de corta edad. Ella tiene ahora 16 meses, pero se le diagnosticó la enfermedad el pasado mes de julio. 

A las pocas semanas de nacer, en septiembre de 2019, su estado anímico, su reacción, su nerviosismo señalaban que algo no iba bien. Y los ganglios que le salieron a continuación fueron la prueba de que la pequeña salouense estaba enferma.

Entonces todavía se desconocía que su lucha para superar la enfermedad era contra una leucemia mielomonocíclica.

Regalo de Reyes

El pasado 5 de enero, noche de cabalgatas de Reyes Magos, Sara recibió una transfusión de un donante de médula compatible, una nueva sangre que debe corregir la anomalía que padece y darle una nueva oportunidad en este mundo. Sus padres son de religión musulmana, pero Abdellah Tata admite que al margen de creencias «ha sido un regalo mágico» la localización de una persona cuya médula es compatible con la pequeña en más de un 90%.

«Cuando nos dijeron que había un donante compatible, no puedo decir con palabras la alegría que sentimos por la pequeña», Abdellah Tata (padre de Sara)

La transfusión vino precedida de una sesión de quimioterapia el 28 de diciembre para poder eliminar las células anómalas de su organismo y dejar el terreno abonado para que las nuevas puedan asentarse y desarrollarse. 

Tras esta sesión (no es la primera que debe soportar la pequeña), Sara recibió la transfusión de sangre portuguesa y desde entonces está en una habitación especial de la Vall d’Hebron, donde sus padres se turnan para estar con ella todo el día. Y solo entran puntualmente los médicos y enfermeros para hacer un control de su estado físico.

Agradecidos de corazón

«La transfusión fue bien y Sara se recupera. Ha tenido un poco el hígado inflamado, pero forma parte de las consecuencias de esta transfusión», admite el padre que agradece enormemente todos los esfuerzos y apoyos que ha recibido su hija de 16 meses y ellos como padres.

Su estancia en Barcelona todavía va para largo. Los padres hacen vida entre la habitación del hospital y la Casa dels Xuklis, un conjunto de apartamentos pensados para familias con niños afectados de cáncer como Sara. 

«No sabemos cuando volveremos a Salou, pero ahora lo importante es que Sara se recupere, que la leucemia que padece desaparezca y pueda hacer vida normal cuando volvamos», admite eAbdellah, que quiere agradecer los esfuerzos de la gente para convertirse en donantes de médula una vez se tuvo conocimiento de la enfermedad de Sara.

«Sara está bien, se le ha hinchado el hígado un poco pero es una consecuencia normal tras la transfusión», Abdellah Tata (padre de Sara)

En noviembre de 2020, el Ayuntamiento de Salou programó una maratón de donación de Sangre para el Banc de Sang i de Teixits. Allí se explicó que los donantes de sangre podían también formar parte del banco mundial de donantes de médula y ponernse a disposición de cualquier transfusión a nivel mundial para personas con las que se fuera compatible. Se explicó el caso de Sara y aunque las donaciones son para cualquier paciente, había ilusión en que se pudiera encontrar un donante en la misma ciudad.

Las transfusiones de estas características solo son viables con una compatibilidad cercana al 100% entre donante y paciente y se puede dar esta alta compatibilidad con hermanos o ya de forma remota en personas de cualquier punto del planeta. 

Sara no tiene hermanos y la compatibilidad para poder superar el cáncer debía venir de un donante que tuviera una alta compatibilidad. En esta ocasión ha habido suerte y cierta rapidez, ya que en julio de 2020 se le diagnosticó la enfermedad a la pequeña y en diciembre ya se tenía localizada a la persona apropiada en Portugal.

Luego vendría la extracción de sangre y el traslado de la misma hasta la Vall d’Hebron para poder hacer la transfusión una vez estuviera la paciente preparada, el pasado 5 de enero.   
Los padres también han recibido una buena noticia. Abdellah ha logrado una prestación económica que complementa la que tenía. Al tener ambas, puede mantener el piso de Salou (está en alquiler) mientras no trabaja y está al cuidado de su hijo las 24 horas del día.

Temas

Comentarios

Lea También