Más de Costa

La piscina del Tabaris de Coma-ruga, y sus árboles, ya son un recuerdo

Los vecinos lamentan la tala de los ejemplares

José M. Baselga

Whatsapp
El solar tras el derribo del edificio.

El solar tras el derribo del edificio.

Ya no queda nada de las antiguas piscinas del Tabaris de Coma-ruga. Las máquinas han derribado el edificio en las últimas semanas. En el solar se levantará un nuevo edificio de equipamientos con salas para vecinos, oficina de turismo y exposiciones. Los trabajos se alargarán unos 18 meses.

Pero en los derribos se han talado unos árboles de gran tamaño que para muchos vecinos formaban parte de la histórica imagen de la piscina.

Destacan que de la misma manera que los edificios forman parte del paisaje urbano y del patrimonio físico y emocional, también los árboles conforman esa imagen y más cuando llevaban décadas en la zona.

El Tabaris antes de la demolición total.
El solar.

Vecinos lamentan que no se hayan conservado los ejemplares para integrarlos al nuevo edificio porque junto a la anterior construcción, que finalmente se optó por derribar para hacer una nueva en lugar de rehabilitase porque por su estado no era viable,  esos árboles también eran la imagen de la zona.

Antes del derribo sí que se retiró de la zona una palmera doble para trasplantarla.

Consideran que al estar en un extremo de la finca las obras podrían haberse adaptado a esos ejemplares. Y más porque los vecinos consideran que en toda la zona falta arbolado. Una demanda que ya hicieron al ver la nueva plaza frente al puerto de Coma-ruga, donde consideran que se ha desaprovechado para ganar espacios verdes.

Temas

Comentarios

Lea También