Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La playa de Llevant sigue haciendo equilibrios para continuar viva

El ayuntamiento del municipio ya ha iniciado el proceso para encontrar una solución definitiva a la continua falta de arena

Jordi Sans

Whatsapp
La playa de Ponent, de Salou. FOTO: ALBA MARINÉ/DT

La playa de Ponent, de Salou. FOTO: ALBA MARINÉ/DT

La playa de Llevant de Salou vuelve a ser tema de debate entre los turistas, vecinos y propietarios de los chiringuitos de la zona. A causa de las corrientes marinas que recorren todo el litoral y que van de norte sur, la arena se va moviendo de un sitio para otro y teóricamente cada año se renueva. 

Aun así, desde hace un tiempo, las playas de todo el litoral, no es un problema que afecta únicamente a la localidad de Salou, ven como cada año llegan bancos de arena con menos cantidad de arena haciendo que el mar gane más terreno y quede menos espacio para los bañistas.

El problema va más allá porque la lista de damnificados no se queda aquí y también afecta de pleno a los propietarios de los chiringuitos de playa que se encuentran en su temporada alta de clientes y ven como no pueden ofrecer el servicio que ellos desearían a sus clientes por falta de espacio. Personas cercanas a los propietarios del chiringuito de la playa de Llevant del municipio explican que entre el mar y la zona para desplegar sus hamacas deberían dejar seis metros de separación, pero se les hace imposible teniendo en cuenta que el nivel del agua ya ha llegado «al límite». Cuentan que los turistas les alertado también de la situación, pero ellos no han podido hacer nada. Se encuentran con piedras a la entrada del mar y a menudo salen con cortes o pinchazos. No obstante desde el ayuntamiento se oponen a esta opinión y aseguran que «hay más gente que nunca».

En lo que va de temporada se han llevado a cabo dos reposiciones de arena en la zona

Desde el ayuntamiento explican que a pesar de todo, el baño para los personas con la movilidad reducida se lleva a cabo con normalidad. La playa dispone de dos sillas anfibias que si son requeridas con antelación, pueden usarse con la ayuda del equipo de socorristas. Las playas de Salou de Llevant, Ponent y Capellans cuentan con cinco sillas de este tipo.

Solución insuficiente

Desde el mes de abril se han realizado dos reposiciones artificiales de arena para compensar el avance. Sin embargo, ha servido de solución excesivamente momentánea y la playa se encuentra en un estado muy parecido al que presentaba en la época anterior al inicio de la temporada alta debido a los corrientes que llegan con insuficiente materia. Un problema congénito.

Fuentes municipales expresan que se trata de un proceso de un coste elevado y por eso han decidido no llevar a cabo más reposiciones. Es por eso que se ha encargado un estudio a la Universidad de Cantabria que tendrá como objetivo determinar los factores que provocan la situación actual con los corrientes en el área del litoral mediterráneo que afectan de pleno también a las playas de la Costa Daurada y al mismo tiempo al turismo y al modelo turístico que representa uno de los principales atractivos de la zona.

Temas

Comentarios

Lea También