Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La remodelación del interior del puerto de Coma-ruga seguirá pasado el verano

El Club Nàutic Coma-ruga valora ahora las ofertas de las empresas interesadas en la obra. Está pendiente el cierre de la bocana de levante y abrir el pantalán central. Pero durante el verano no puede haber trabajos en la playa

José Manuel Baselga

Whatsapp
La bocana de la zona de Barcelona que debe cerrarse. FOTO: JMB

La bocana de la zona de Barcelona que debe cerrarse. FOTO: JMB

Las obras para la segunda fase de remodelación del puerto de Coma-ruga podrían comenzar en septiembre para evitar el obligado parón estival que deberían cumplir en el caso de iniciarlas en las próximas semanas. Durante el verano no puede haber trabajos en las playas.

Los trabajos de la segunda fase son para cerrar la bocana del lado de Barcelona y abrir el muelle central que facilite el acceso de los barcos. Esas obras tienen un plazo de ejecución de unos seis meses.

La junta del Club Nàutic Coma-ruga (CNC) está valorando ahora las ofertas económicas presentadas por diversas empresas para adjudicarlas y poder realizar los trabajos. Una vez escogida, la empresa presentará un calendario para realizar las obras.

No se descarta que pudiesen comenzar antes de la temporada de baño, que arrancará a mediados de junio, si la empresa considera que puede empezar y finalizar trabajos como el cierre de la bocana antes de la temporada turística. 

Sin embargo todo apunta a que las obras concentradas en el interior del puerto empiecen en septiembre para una vez comenzadas no tener que paralizarlas.

En todo caso, desde la gerencia del Club Nàutic de Coma-ruga destacan que no hay problemas de financiación ya que se tiene concedido el crédito bancario para realizarlas. La inversión total en el puerto asciende a unos 2 millones de euros que pagan íntegramente los socios que disponen de amarre. 

De los 260 amarres se pasará a 220 para poder hacer algunos para mayores esloras

La primera fase de las obras, consistente en la retirada de pantalanes interiores y en el camino de acceso sobre la playa y que permitió eliminar la histórica pasarela sobre la arena, ya finalizaron hace meses. Desde el puerto explican que los trabajos ya hechos suponen el 60% de la obra prevista.

La remodelación del puerto es para mejorar los servicios a los amarristas, pero sobre todo para cerrar la bocana del lado de Barcelona ya que es por donde entra gran cantidad de arena que obliga a dragar el interior del puerto casi a diario, con el gasto que supone y limitación para acoger barcos de mayor calado. El de Coma-ruga es prácticamente el único puerto en toda la costa mediterránea.

El puerto tiene ahora 260 amarres y una vez acabada la remodelación pasará a tener 220. Aunque son menos, el objetivo es ganar amarres de mayor tamaño para acoger a embarcaciones mayor eslora que ahora no tienen cabida en la instalación.

De las obras del puerto los vecinos de Coma-ruga señalan a la imagen de cascotes que se acumulan sobre la playa a la entrada del puerto. Esos restos, que son de los pantalanes retirados y de la antigua pasarela, deben servir para cerrar la bocana de la zona de levante. El CNC señala que están valladas para evitar daños «y cuando el viento tira las vallas, se vuelven a colocar».

Temas

Comentarios

Lea También