Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La reserva marina de Coma-ruga estará vigilada con drones

El objetivo es facilitar la tarea de los vigilantes parta detectar la entrada de furtivos al ecosistema

José M. Baselga

Whatsapp
Imagen de archivo de un vigilante de la reserva de pesca.

Imagen de archivo de un vigilante de la reserva de pesca.

Los vigilantes de la reserva marina de Masia Blanca, frente a la costa de Coma-ruga, podrán utilizar drones para vigilar ese ecosistema protegido. Los vuelos sobre la reserva no podrán realizar filmaciones, pero transmitirán las imágenes a una pantalla controlada por los vigilantes para observar si hay incursiones irregulares en ese ecosistema.

La reserva marina de pesca es un ecosistema sumergido a menos de 25 metros de profundidad y que ocupa una extensión de más de 400 hectáreas. Además de zonas rocosas, cuenta con importantes praderas de posidonia, un alga viral para elciclo marino, asentar playas y como refugio de centenares de especies.

El Ministerio ya protegió en 1999 la reserva por su riqueza de fauna y como criadero de numerosas especies. En Masia Blanca es fácil encontrar desde doradas a sargo imperial, sardina, salmonete, todo pez de roca, congrio, pulpo, langosta, morenas, sepias y un gran asentamiento de meros. 

Esa riqueza también hace que en el entorno merodeen predadores naturales como la barracuda o aves. Esa riqueza hizo que durante años fuese visitada por numerosos furtivos ya que está prohibida la pesca e incluso fondear y hacer inmersiones con botella de oxígeno.

Por ello y ante la dificultad de  localizar a los furtivos, ya que en el perímetro de la reserva sí que se puede fondear y además es fácil llegar nadando desde la playa, el uso de drones facilitará el trabajo a  la empresa Vigilancia Medioambiental L’Escurçó, que se encarga de la custodia del ecosistema.

Barcas
Aunque la presencia de furtivos particulares ha descendido en los últimos años, los vigilantes temen más la incursión de barcas profesionales que puedan lanzar redes en la zona.

Sin embargo, las pesquerías más próximas, como las de Calafell y Torredembarra, conocen los beneficios de la reserva para  la recuperación de especies y apuestan por su preservación.

En los próximo días se harán   vuelos de prueba autorizados por la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) del Ministerio de Fomento, previos a la implantación del sistema.

El uso de drones en la costa ya lo aplica la Policía Local de Cunit para la vigilancia del mar con el objetivo de facilitar el trabajo a los socorristas a la hora de comprobar si hay alguien en peligro y orientar un rescate, o en el caso de personas perdidas.

Temas

Comentarios

Lea También