La ruta de tapas de La Xoixeta de Altafulla logra desestacionalizar la temporada

El restaurante Voramar se adjudica el premio a la mejor tapa de esta cuarta edición 

Joan Boronat

Whatsapp
La chef Sara Nicolás (izquierda), del restaurante Voramar, recibió este lunes el premio. FOTO: Joan Boronat

La chef Sara Nicolás (izquierda), del restaurante Voramar, recibió este lunes el premio. FOTO: Joan Boronat

La cuarta edición de la ruta gastronómica La Xoixeta. Tapes Bruixes d’Altafulla ha logrado positivos resultados, pese a que esta vez se desmarcó de los días vacacionales de la Semana Santa, cuando Altafulla se llena de visitantes.

«La desestacionalización ha funcionado», señalaba ayer el concejal Comerç y Turisme del Ayuntamiento de Altafulla, Jaume Sánchez.  A la hora de hacer balance el responsable del evento facilitó las cifras que ha dejado esta nueva ruta de tapas en Altafulla, que se ha celebrado del 29 de marzo al 14 de abril.

Fueron 20 los bares y restaurantes los que participaron esta vez, que consiguieron servir un total de 6.800 tapas, un promedio de 350 consumiciones por establecimiento, que ha generado un volumen de negocio de 19.000 euros, «un 8 por ciento menos que la edición de 2018, que sí que se programó durante la Semana Santa», motivo por el cual el balance obtenido «es del todo positivo», subraya Jaume Sánchez.

El público que ha recorrido los bares y restaurantes participantes ha sido mayoritariamente local, al que se añadió gente de la comarca y visitantes.

El premio a la mejor tapa ha sido para el restaurante Voramar, que revalida el título por tercer año consecutivo. El alcalde de Altafulla, Fèlix Alonso fue en encargado de entregar el premio  a la chef del restaurante, Sara Nicolás Vitali, en compañía de La Xoixeta, la bruja icono de Altafulla y de la ruta de tapas. La ganadora se mostró altamente satisfecha por la distinción «esta vez con más motivo, por lo disputado que ha sido, dado el alto nivel de todas las creaciones».

Cuidar la imagen

La Tapa ganadora, titulada ‘Joc de la Xoixeta’, ha consistido en un melós de carxofa fumada i bacallà confitat amb escuma del pil pil i sal de romesco, explica Sara Nicolás, su creadora, cuyo secreto radica en «trabajar la imagen de la tapa, elaborada con productos de primera calidad», concluyó.

Temas

Comentarios

Lea También