Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La vida en Salou hace 2.500 años

El poblado ibérico de la Punta de la Cella, en Cap Salou, podría ser la ciudad de Calípolis, donde convivieron cartagineses, íberos y griegos

Diari de Tarragona

Whatsapp
Una recreación en la Cella y arqueólogos trabajando en el yacimiento. Foto: dt

Una recreación en la Cella y arqueólogos trabajando en el yacimiento. Foto: dt

Las investigaciones científicas, apuntan que Calípolis se encontraba en poblado ibérico de la Punta de la Cella, en Cap Salou, tanto por su situación como por su características. Se trataría de una ciudad de época ibérica donde convivió una comunidad mixta –cartagineses, íberos, griegos...– desde el 400 aC hasta que marcharon pacíficamente de la zona. 
La medida de las casas, de entre unos 100 y unos 120 metros cuadrados, y los restos de piezas que se han ido encontrando a lo largo de las últimas campañas de excavación hacen pensar que en Salou había aristócratas de la época.

Las características del yacimiento de la Cella son especiales. 
El yacimiento ibérico de la Cella fue descubierto durante los años cuarenta por los colaboradores de Salvador Vilaseca y Anguera. En septiembre de 2002 se realizó la primera excavación en el yacimiento para limitar la extensión. Encontraron muros y continuaron con la excavación. Todas las estructuras presentaban las mismas características de construcción, así  muchos materiales cerámicos, con lo que se dedujo que eran de época ibérica.

En septiembre habrá tres visitas guiadas a este yacimiento 

Todo el material encontrado en la excavación (las cerámicas y los muros) apuntaron que se trataba de un gran oppidum ibérico costero.

Desde el inicio de los trabajos, en 2010, las diversas campañas han descubierto buena parte de la estructura de este poblado, el más destacado del Tarragonès. 

Fue ocupado hasta el 250 aC, aproximadamente, cuando fue abandonado pacíficamente, motivo por el cual se encuentra en muy buen estado de conservación. El futuro pasa, ahora, por seguir delimitando el yacimiento en los terrenos que hay por fuera de la valla actual que lo rodea y por donde tiene que pasar el camino de ronda. Además, se incluirá dentro de las líneas prioritarias de investigación del  Grup de Recerca Seminari de Protohistòria i Arqueologia de la Universitat Rovira i Virgili (Gresepia), a través de los planes de investigación de la Generalitat de Catalunya, para continuar trabajando.
Con cerveza

El Ayuntamiento de Salou a través de su Patronato de Turismo, y junto con el spin-off de la Universitat Rovira i Virgili e IBER Arqueología Patrimonio y Turismo S.L., ha programado tres visitas guiadas al yacimiento durante el mes de septiembre, en la que  por primera vez se explicará la importancia del yacimiento. 

La propuesta pretende adentrar al visitante en un poblado de los siglos IV-III aC, conociendo a sus habitantes, sus actividades económicas, o sus costumbres. Su ubicación junto a la costa, sus murallas, sus casas complejas, o sus calles pavimentadas la hacen única en la zona, gracias a la interpretación de los actores de la compañía de Tikirsikor.
Estas visitas pueden suponer un punto de inflexión en la zona, para conocer su historia y puede ser un atractivo turístico, apuntan desde el consistorio, cuya intención es incorporar el yacimiento al trazado de camino de ronda y con los búnkers, próximos a la zona. 

Las primera  visita será el día 1 a las 18.3o horas, la segunda el día 8 a las 18.30h y la última el día 16 a las 11.30h. El precio de la actividad, que se llevará a cabo en grupos de mínimo 10 y máximo 30 personas, es de 10 euros los adultos y de 5e euros para los niños de 7 a 12 años. Para las familias (2 adultos y 1 ó 2 niños) el precio se de 22 euros. 

El sábado 16 de septiembre las tarifas de adulto serán de 15 euros, mientras que las de los niños de 7 a 12 años se mantendrán a 5 euros. Ese día, las familias  tendrán que pagar 30 euros. El incremento del precio se debe a que una vez finalizada la visita se hará un pequeño maridaje y cata de la cerveza Iberika, la de los íberos, acompañada de una explicación histórica de su proceso de elaboración.

Temas

Comentarios

Lea También