Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Las campanas de la iglesia de Santa Maria de Cambrils no nos molestan, han sonado toda la vida»

Los vecinos del Barri Antic piden al consistorio que no obligue a la iglesia de Santa Maria a parar el campanario por la noche a raíz de una queja realizada por un residente

Cristina Sierra

Whatsapp
Aspecto actual de la plaza de la iglesia de Santa Maria de Cambrils, en el núcleo antiguo del municipio. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Aspecto actual de la plaza de la iglesia de Santa Maria de Cambrils, en el núcleo antiguo del municipio. FOTO: ALFREDO GONZÁLEZ

Los vecinos del Barri Antic de Cambrils continúan sorprendidos por la petición que ha hecho un cambrilense para que las campanas de la Iglesia de Santa María dejen de sonar durante la noche. Los residentes en la plaza y en las calles cercanas a este punto ubicado en el corazón de la zona de la vila no dan crédito a que el Ayuntamiento haya pedido a la Parroquia que desde las 23 horas hasta las 7 horas de la mañana se eliminen los repiques que marcan los cuartos y solo toquen las horas en punto. 

«Yo nací con las campanas. Antes vivía muy cerca a la iglesia y ahora que vivo un poco más lejos las echo de menos. No entiendo porqué dicen que pueden molestar», señala Joan visiblemente enfadado por la petición. El valor sentimental y la tradición son los dos factores que los residentes atribuyen para que el consistorio recule y no imponga la medida a raíz de la queja presentada por un vecino el pasado mes de octubre, que ahora también pide que las campanas dejen de sonar durante las horas en punto. 

«No quitaría los repiques. Creo que forman parte de la dinámica del pueblo. Sinceramente cuando compré mi piso –justo en la misma plaza- las campanas ya estaban.  Hace catorce años que vivo aquí y el sonido ya forma parte de la rutina de mi casa», afirma Sefa Castillo.
También otra habitante en la misma plaza, Maria Dolors, manifiesta que con el paso del tiempo ya se ha acostumbrado al ruido hasta llegar a un punto en el que no oye «nada». La cambrilense muestra su molestia por el hecho de que el ayuntamiento haya hecho caso a «solo una» queja para hacer la solicitud a la iglesia.

«A mi me está bien que suenen, es una  costumbre de Cambrils, igual que cuando tocan para anunciar los muertos», apunta Pere Berengué, otro residente en el barrio. Mònica Ibar añade que el sonido no le resulta incómodo. «No es un tono fuerte, a mi no me molesta», afirma. 
Durante la consulta realizada en plena calle por el Diari, también otros cambrilenses que viven alejados del núcleo antiguo defienden que las campanas continúen tocando como lo han hecho siempre. «Las dejaría como están ahora. Han sonado así toda la vida en el municipio», dice Bárbara Guerrero.

Consulta con el vecindario
Desde la Associació de Veïns del Barri Antic El Portal también han mostrado su asombro con la demanda del consistorio. Su presidente, Ignasi Martí, afirma: «Nos sorprende que un solo vecino condicione un tema como este mientras desde la entidad tenemos reivindicaciones más antiguas». La asociación quiere hablar con la Parroquia para tener «información de primera mano» y optará por hacer una consulta para conocer la opinión del vecindario. Además, añade que preguntarán si quieren un segundo mercado ambulante, otro tema vital.

Temas

Comentarios