Más de Costa

Las colonias y casales abren el verano con ‘normalidad’ pero extremando prudencia

En las siete localidades que la Fundació Pere Tarrés ha puesto en marcha sus actividades, disponen de una oferta de 2.700 plazas. En 2020 no registraron ningún caso de Covid-19 en la demarcación

Jordi Cabré

Whatsapp
Nele blanch y Jan Rodon, de siete años y camiseta naranja, son dos de los muchos niños que esta semana empiezan las colonias. FOTO: Alba Mariné

Nele blanch y Jan Rodon, de siete años y camiseta naranja, son dos de los muchos niños que esta semana empiezan las colonias. FOTO: Alba Mariné

Las colonias de verano y los casals empiezan esta semana su andadura para «echar una mano» a lospadres durante las vacaciones escolares. En 2020, se activaron algunos casals y colonias con mucha incertidumbre: el curso escolar se había interrumpido y la pandemia, aún sin vacuna, solo daba una tregua antes de volver con fuerza en septiembre. En este 2021, los casals ya abren con otra perspectiva, ya que la vacunación y el desarrollo con cierta normalidad permiten garantías, aunque sin bajar la guardia.

Los niños deben traerse desayuno y agua de casa y los padres les toman la temperatura antes de llevarlos al casal.  FOTO: Alba Mariné

Una de las muchas entidades públicas y privadas que organizan casals en Catalunya es la Fundació Pere Tarrés, que ayer presentó su oferta en Torredembarra, una de las siete localidades de la demarcación junto a Tarragona,  Cambrils, Valls, Roda de Berà, L’Arboç y Albinyana.

«Más agilidad»

En el patio de la escuela Antoni Roig de Torredembarra, la directora de la Fundació Pere Tarrés en Tarragona, Montse Valls, explicaba que «teníamos ganas de reactivar los casals y recuperar cierta normalidad en las actividades». La experiencia de 2020 y con las precauciones que se toman este año se espera que la campaña sea igual de tranquila que el pasado ejercicio, donde hubo 11 casos de coronavirus entre 22.000 chavales en Catalunya y ninguno en la provincia de Tarragona. Solo dos niños tenían sintomatología, pero se descarto que tuvieran la enfermedad.

El nuevo escenario permite más socialización entre los niños, así como también juegos de contacto. En la provincia de Tarragona, la Fundació ofrece estas iniciativas en siete municipios. Actualmente, ya se han hecho más de 2.700 inscripciones, una cifra similar a la del año pasado. Vall añadió que «se ha hecho un esfuerzo muy grande después de meses de sacrificios en el ocio por no perder ni una semana de casales de verano».

El contexto sanitario ha permitido la relajación de muchas medidas, pero no ha suprimido el protocolo que se aplica. La coordinadora pedagógica, Montse Zaragoza, apuntó que «las entradas y salidas se hacen siempre con mascarilla, se pide que los padres se comprometan a tomar la temperatura a los hijos en casa antes de venir y una vez llegan, se hace un lavado de manos», señaló. Los niños se traen de casa desayuno y agua y no hay comidas, reduciendo al máximo cualquier transmisión del virus.

En caso de detectar un niño con sintomatología covid, se avisará a las administraciones sanitarias y se aplicaría su protocolo. Según Montse Vall, se cuenta con «la experiencia del año pasado» y todos los participantes han aplicado el mismo protocolo durante el curso escolar, hecho que facilita el control, aunque se confía en que no se deberá aplicar.

Temas

Comentarios

Lea También