Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las empresas alertan de que faltarán socorristas de playas este verano

Piden una moratoria a la Generalitat para revisar las exigencias que se reclama a los profesionales

José M. Baselga

Whatsapp
Los empresarios creen que no se cubrirán todas las necesidades. FOTO: dt

Los empresarios creen que no se cubrirán todas las necesidades. FOTO: dt

Las empresas de socorrismo consideran que volverán a faltar socorristas. Calculan que cada año se necesitaría 2.000 incorporaciones en Catalunya, pero por las exigencias de la Direcció d’Esports de la Generalitat en cuanto a la formación, sólo se incorporan 900. Y los que llegan de otras comunidades y países tienen excesiva burocracia para convalidar su formación.

Los socorristas consideran que no es una cuestión de falta de personal, sino de condiciones dignas. Un grupo ha creado la asociación Socorristas Profesionales para «conseguir un socorrismo digno, de calidad y profesional».

Esa precariedad con sueldos por debajo del salario mínimo lleva a la Associació d’Empreses Catalanes de Socorrisme Aquàtic (AECSA) a advertir que impugnará contratos ya firmados de ayuntamientos de la demarcación con empresas de socorrismo.

Pero Albert Calabuig, presidente de AECSA, anticipa que este verano un 70% de las plazas quedarán sin cubrirse. La empresas tendrán dificultades. Y los ayuntamientos que optan por la contratación directa, también.

El pasado año Cunit tuvo problemas para cubrir las 17 plazas de socorristas que sacó a concurso. No las cubrió. Faltaron tres. Las suplió con personal con formación en primeros auxilios para atender en puestos de socorro, sin salir a rescates en el mar.

Moratoria

«Volverá a ocurrir», vaticinan en AECSA, que esperan que la Generalitat apruebe una moratoria en las exigencias requeridas para que puedan cubrirse las necesidades en playas, piscinas e instalaciones hoteleras.  El reglamento procede de una Ley superior. En Galicia sucedió una situación similar en 2017 , pero se logró una moratoria hasta 2022 para buscar una solución y revisar el decreto.

Cada año se necesitan unos 9.500 socorristas y cada temporada hay más dificultades para encontrarlos. Porque hay jubilaciones y muchos dejan la actividad si encuentra un trabajo con mayor continuidad temporal. 

No sale a cuenta una costosa (más de 1.000 euros) y larga formación (unas 1.200 horas), además de estar inscrito en el registro de profesionales del deporte de Catalunya (Ropec), para obtener un trabajo de pocos meses y mal pagado.  Quienes antes del decreto de la Generalitat hayan trabajado de socorrista pueden incorporarse al Ropec acreditando la formación y dos temporadas de experiencia. 

Recurrir a socorristas foráneos, principalmente argentinos y uruguayos como se hace hasta ahora, exige un papeleo, incluso de meses, que pone dificultades a las empresas. Así, aplazan la llegada de estos profesionales ante el temor de que la tramitación no llegue a tiempo. Porque las empresas deben asumir el coste de la mitad de los vuelos y la vivienda.  También «Hay socorristas en Madrid o Extremadura con gran preparación que no se pueden contratar por las exigencias».

Dignifica

La asociación Socorristas Profesionales valoran la exigencia de la Generalitat, ya que «ayuda a dignificar la profesión».  Consideran que a pesar de ser un trabajo estacional, puede dar para ganarse la vida «ya que  hay ofertas de casi siete meses. Si se paga lo que toca, podría servir para que una persona pueda subsistir». Lo compensarían con el paro una vez acabada la temporada.

Pero lamentan que ahora hay presupuestos que se plantean a mitad de precio de lo que costaría, por lo que es «imposible» pagar el sueldo mínimo. «Lo único que pedimos es que se cumpla con la normativa y que los socorristas estén con la formación correcta».

La intención de regularizar el sector por parte de la Generalitat, se ha hecho sin conocer el sector, dicen las empresas. Esta temporada, además, las que no tengan a todo el personal con las exigencias  obligadas, pueden ser sancionadas. Las empresas consideran que la regulación debería estar bajo otro departamento de la Generalitat que no sea la Secretaria General de l’Esport i l’Activitat Física. 

Cubierta

La Generalitat considera que la demanda está satisfecha, incluso que  los cursos de formación no se cubren. En 2016 se ofrecieron 397 plazas para cursar socorrismo, pero hubo 66 inscripciones.

La cifra revela que no hay relevo en la profesión. Faltarían unos 3.000 profesionales, calcula AECSA.  Las empresas advierten que no debe contarse con las 6.000 personas registradas en la Ropec o graduadas en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. «El que estén en el registro no significa que estén en disposición de querer ser socorristas». 

Temas

Comentarios

Lea También