Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las entrañas del clan Polverino: ataques de celos, coches de alta gama y zulos en chalets de Alcanar

El amor ha sido clave en los golpes que se han dado a un clan que se movió por L’Hospitalet de L'Infant, Salou, El Vendrell o Alcanar 

Raúl Cosano

Whatsapp
Giuseppe Polverino, alias ‘O Barone’ y antiguo capo de la banda ahora en la cárcel, con su novia, Kellen Barbosa. Foto: DT

Giuseppe Polverino, alias ‘O Barone’ y antiguo capo de la banda ahora en la cárcel, con su novia, Kellen Barbosa. Foto: DT

El amor ha sido clave en las capturas de los capos que han dirigido al clan Polverino en los últimos años. Si Katrin, novia de Giuseppe Simioli, el que era actual capo de la banda, ha servido para seguirle el rastro al cabecilla desde Coma-ruga hasta las inmediaciones de Roma, las mujeres que han rodeado a estos mafiosos napolitanos ya habían sido decisivas previamente. 

El clan no fue inmune a los ataques de celos de la exmujer del número 2 en España, Massimiliano D’Aria, que mantenía una relación clandestina con Palma Polverino, la hija del capo, Giuseppe Polverino, alias ‘O Barone’. Señala el auto sobre Massimiliano D’Aria: «Estaría teniendo graves problemas de índole conyugal con la que fue su pareja sentimental y madre de su hijo Genaro, Patricia María Dos Santos Labari, de la que se ha separado, si bien existen desavenencias relacionadas con la custodia y régimen de visitas del hijo de ambos. Estos hechos han provocado una particular reacción en Patricia, la cual ha manifestado temor por su integridad, ya que como reconoce en varias de sus comunicaciones telefónicas, su expareja Massimiliano D’Aria es un mafioso y pertenece al Clan Polverino». 

Ese enfrentamiento de pareja estaría vinculado, a su vez, con la relación sentimental que D’Aria mantenía con Palma Polverino. Patricia María conocía ese noviazgo y, según reza el auto del juez Eloy Velasco, de la Audiencia Nacional, se lo recriminó al italiano. «Le sugiere que podría hacer llegar esta noticia a Giuseppe Polverino, padre de la mujer, máximo responsable del clan, el cual no estuvo inicialmente a favor de la relación de su hija con Massimiliano D’Aria». 

Los reproches a su exmarido a gritos a través de un teléfono pinchado fueron determinantes para desmantelar la banda, entre marzo de 2012 y junio de 2013. La historia de los Polverino en Tarragona parece de película, con ingredientes que van desde los coches de lujo hasta las partidas de póker y las huidas. Sin ir más lejos, el capo durante la estancia en Tarragona, Giuseppe Polverino, tenía planificado su escondite en la provincia: un zulo de hormigón armado en un chalet de nueva construcción en la playa de Alcanar. 

En ese municipio del Montsià, en concreto en la zona denominada como La Finqueta, se inició la construcción de lo que iban a ser 25 chalets impulsados por esa célula mafiosa. Salou, L’Hospitalet de l’Infant –allí se arrestó en 2009 a Domenico Verde, un destacado miembro del grupo– y, sobre todo, El Vendrell, fueron escenarios de las actividades del clan Polverino.

Temas

Comentarios

Lea También