Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las obras de renovación de la avenida Carles Buïgas de Salou empezarán en 2020

El Ayuntamiento ha adjudicado la redacción del proyecto a la empresa Tadec SLP. Los trabajos se harán en dos fases

Carmina Marsinach

Whatsapp
El proyecto prevé peatonalizar toda la avenida Carles Buïgas y algunas de las calles adyacentes.  FOTO: Alba Mariné

El proyecto prevé peatonalizar toda la avenida Carles Buïgas y algunas de las calles adyacentes. FOTO: Alba Mariné

El Ayuntamiento de Salou quiere transformar la avenida Carles Buïgas de arriba abajo y convertirla en una gran vía peatonal. El consistorio se ha puesto manos a la obra y ha adjudicado la redacción del proyecto de renovación integral de Carles Buïgas y algunas calles adyacentes a la empresa Tadec SLP.  La empresa ganadora del concurso deberá tener listo el proyecto antes del verano para poder iniciar la primera fase de las obras en el año 2020. 

El documento también prevé actuaciones de mejora en la calle Terol, Murillo, Pau Vila, Priorat Fra Juniper Serra, Pompeu Fabra, Torremolinos, Vendrell, Ramon Llull, Valls, Amposta, Montblanc, Passatge Dr. Pigem y la calle Bilbao. 

La adjudicación se aprobó en la última Junta de Govern Local en que se valoraron hasta diez propuestas que presentaron las empresas que optaron al concurso. La consultora Tadec SLP la que habría obtenido una mejor puntuación para llevar a cabo el encargo de remodelación de la principal arteria turística del municipio. 

El Ayuntamiento tiene prevista una inversión de 3 millones en el proyecto que urbanizará una superficie total de 30.250 m2. 

El calendario 

Los servicios técnicos municipales de arquitectura proponen ejecutar una primera fase de obras desde la calle Murillo hasta el principio de la calle Carles Buïgas-fuente luminosa en 2020. Unos trabajos que, por su envergadura, deberán realizarse en temporada baja, desde los meses de octubre y marzo para no alterar la marcha de la temporada turística. 

La segunda fase, que afectaría al resto de la avenida desde la calle Murillo hasta Torremolinos debería ejecutarse según las previsiones de cara al 2021.

Según fuentes municipales, el proyecto resultante deberá reflejar las líneas acordadas en el proceso participativo con los vecinos de la zona y fruto de la experiencia alcanzada en el día a día a lo largo de los tres años de prueba piloto de la zona, especialmente transitada durante la temporada alta.

Los vecinos están a favor de la peatonalización de toda la avenida pero con un nuevo diseño 

Cabe recordar que en 2017 el Ayuntamiento puso en marcha una prueba piloto de un tramo peatonal de 500 metros que va desde la calle Zaragoza hasta la calle Murillo, donde se instalaron bidones y topos amarillos. En 2018 se colocaron 30 jardineras y se aprobó la instalación de las terrazas de bares y restaurantes en medio de la calzada peatonal. Estas modificaciones se llevaron a cabo con el fin de mejorar la zona peatonal y crear un espacio más agradable, dinámico y con pequeñas zonas verdes. 
Desde el Ayuntamiento señalan que el resultado de la prueba piloto ha sido satisfactoria aunque el diseño no convenza ni a los vecinos, ni a los comerciantes de la zona. 

«A nosotros nos agrada que toda la avenida sea peatonal pero no nos gusta el actual proyecto», explica Pilar Roig, presidenta de la Associación de Vecinos Salou Este. De hecho, el Ayuntamiento ya conoce su postura. En la última reunión sobre movilidad celebrada con los técnicos municipales expresaron sus inquietudes entorno al futuro proyecto y esperan que sus propuestas se tengan en cuenta. 

Consideran que todo el suelo de la avenida debería estar al mismo nivel ya que eliminando las aceras conseguirían más ancho de calle. De esta manera las terrazas de los bares no quedarían tan separadas de los establecimientos y los camareros no tendrían que ir esquivando a los peatones como está pasando actualmente. 

Los vecinos también proponen que el carril por donde ahora circulan los coches fuera pegado al Parc Municipal para evitar los ‘ziga-zagas’ que los ciudadanos se ven obligados a hacer con el modelo actual. 

Apuesta por otro diseño 

Roig explica que el diseño de los topos y los bidones, no les gusta. «La pintura de los topos se desgasta y queda deslucida», lamenta, y además expone que estas estructuras propician la presencia de vendedores de droga. 

Desde la Associación de Vecinos Salou Este temen que con el nuevo proyecto se reduzcan aún más las plazas de parking que ya son escasas en la zona. Pero esperan que el tráfico de autobuses y de coches de carga y descarga de reduzca cuando se lleve a cabo la peatonalización de toda la avenida. «Creo que el nuevo proyecto será mucho mejor, el actual ha sido un absurdo», concluye Roig. 

Temas

Comentarios

Lea También