Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Lluvia de confeti para 30.000 personas en Salou

u El Cós Blanc reunirá el sábado día 4 a miles y miles de ciudadanos en Salou para celebrar la fiesta más popular de invierno

Jordi Cabré

Whatsapp
La calle Ciutat de Reus, epicentro del Cós Blanc, es un hormiguero de gente disfrazada que baila al ritmo de la música que anima el Cós Blanc.

La calle Ciutat de Reus, epicentro del Cós Blanc, es un hormiguero de gente disfrazada que baila al ritmo de la música que anima el Cós Blanc.

Salou espera con ganas la tarde del sábado día 4 de febrero. Su fiesta de invierno tiene su punto más álgido durante dos horas largas y con la presencia de miles y miles de personas en las calles remojándose de confeti y bailando sin parar.

El evento es indescriptible. Con 36 ediciones celebradas y la de este año cociéndose a fuego lento desde hace semanas, el Cós Blanc de Salou sigue siendo el acto más masivo de la provincia en esta época del año. Las celebraciones de los primeros años, muy locales y con escasa repercusión mediática, se han transformado en un fenómeno de masas que cada año –el primer sábado del mes de febrero– reúne en 500 metros de calle a 30.000 personas, según los cálculos aproximados de la Policía Local de Salou.

Y en esta 37ª edición, las expectativas a falta de una semana siguen siendo muy altas. Toneladas de confeti –20 ya preparadas en sacas para provocar una lluvia intensa durante el recorrido–, 20 cañones repartidos por la calle Ciutat de Reus para que la lluvia no cese y una decena de puentes equipados con las luces de última generación y los bafles más potentes para que se oiga, se vea y se sienta que el Cós Blanc está en marcha. La ciudadanía y muchos espectadores procedentes de ciudades cercanas y no tan próximas están convocados a la capital de la Costa Dorada para vivir un gran espectáculo sin precedentes.

El Carnaval es otra cosa. Esto es el Cós Blanc y quien no lo conozca debe venir y vivirlo en primera persona. La gran aceptación y participación de las entidades del municipio se traduce en unas cifras récord de participación: una treintena de carretelas –29 agrupaciones de entidades o amigos de la ciudad y la que lleva las pubillas de la fiesta mayor–, todas ellas tematizadas, mueven a más de 2.500 personas. Durante el desfile se lanzarán gadualmente los miles de kilos de confeti por los 20 cañones que habrá instalados a lo largo de todo el recorrido

La música que se oirá por los puentes que iluminarán el recorrido es en directo y va de la mano del DJ Isma Cantos. Junto a él, el speaker más veterano de esta fiesta, Juanma Hidalgo, que lleva 35 de las 37 ediciones animando los grupos a su paso por la parte central de la calle Ciutat de Reus.

En este vial se sonorizarán hasta 350 metros, lo que equivaldría al sonido de diez conciertos a la vez, pero en una única calle.

La luz láser y los cañones de iluminación de última tecnología implicarán que la fiesta cree un ambiente mágico y por tanto que se pueda disfrutar de uno de los espectáculos más impresionantes que se celebran en invierno en muchos kilómetros a la redonda.

Durante todo el Cós Blanc más de 350 personas, entre trabajadores municipales, voluntarios, servicios de seguridad y vecinos del municipio, velarán para que todo funcione correctamente y que no haya ningún contratiempo.

 

Premios al esfuerzo

Por la mañana, las 29 comparsas salen a lucirse. La fiesta del Cós Blanc empieza entonces a contar los minutos para el desfile de la tarde.

Cada agrupación sale con todo. Ganas de bailar, música a todo trapo y un recorrido diferente para empezar a calentar motores. Es como la prueba final antes de salir al ‘cosódromo’ de la calle Ciutat de Reus.

Este año, el Ayuntamiento ha querido premiar esta labor y vocación hacia la fiesta mayor de invierno. Y por ello ha creado tres modalidades de premios para recompensar esta afición y con el fin de mejorar año tras año este desfile de carretelas.

El mejor disfraz, la mejor carretela y la mejor coreografía tendrán premio. Tanto el ganador (800 euros) como el finalista (500). Ninguna de las seis collas ganadoras repetirá. La idea es añadir un incentivo económico al esfuerzo humano que cada colla aporta al Cós Blanc.

Temas

  • COSTA

Lea También