Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los Nans de L'Arboç recuperan su origen

El artista Joan Tuset ha trabajado en las cuatro históricas piezas para que tengan el aspecto de cuando fueron creadas hace 75 años. En las últimas décadas al Vell le había crecido barba y se le había oscurecido el cabello

José M. Baselga

Whatsapp
Joan Tuset ha trabajado para devolver a los ‘nans’ su aspecto original.  FOTO: Cedida

Joan Tuset ha trabajado para devolver a los ‘nans’ su aspecto original. FOTO: Cedida

Tienen 75 años, pero en todas esas décadas habían cambiado incluso su fisonomía. El artista de L’Arboç Joan Tuset explica cómo originariamente el Vell tenía perilla, pero con el tiempo ‘le dejaron barba’. También se le había sometido a un lifting que hacía que pareciese más joven que la Vella.

Son los capgrossos más antiguos de L’Arboç. El Rialler, el Antipàtic, el Vell  y la Vella surgieron del histórico comercio El Ingenio de Barcelona hace 75 años. El establecimiento de la calle Rauric dedicado a la magia y a confeccionar cabezudos y gigantes ya cerró hace dos años.
Ya sólo por ese origen, por su antigüedad y por la identificación que tienen los vecinos hacia sus nans, merecen ser piezas de museo. De hecho están expuestas en la Casa de Cultura durante el año, pero en la fiestas mayores son de los protagonistas más destacados junto a los gegants Chabran y Llúcia y los nuevos nans que ha incorporado la localidad a sus fiestas.

Las cuatro piezas de L’Arboç que ya tienen 75 años y que salieron de la histórica El Ingenio de Barcelona. FOTO: Cedida

Fieles

También el cabello del Vell se había oscurecido y las tonalidades de las cuatro figuras se habían modificado. Joan Tuset ha trabajado para intentar recuperar al máximo la fidelidad de aquellas piezas que salieron del mítico comercio de Barcelona. «El rojizo de los pómulos, la nariz roja.... Es el estilo que se aplicaba a los capgrossos de la época». Y es el que se pretende recuperar para potenciar aún más su antigüedad. Tuset ha trabajado en las cuatro piezas durante los últimos días para que puedan lucir en las inminentes fiestas mayores de la localidad.

El Rialler, el Antipàtic, el Vell  y la Vella han marcado la infancia de muchas generaciones de L’Arboç. Para la interpretación original Joan Tuset se ha basado en imágenes antiguas. «Son piezas de cartón piedra en las que no hay gran dificultad para trabajar, pero hemos querido que sean lo más fieles a como fueron hace 75 años».

Las piezas originales se estrenaron en 1941, pero ya estaban documentados unos capgrossos en 1876. La iniciativa pretende dar a conocer a los vecinos ese patrimonio que singulariza a la localidad como además sus centenarios gegants o su también con un siglo de historia Ball de Diables. Con motivo de la Festa Major, Tuset también ha editado un auca con 24 dibujos de los nans.

Temas

Comentarios

Lea También