Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los alcaldes de Torredembarra y Altafulla exigen soluciones para poner fin a los accidentes en la N-340

Reclaman la gratuidad de la AP-7 para poder reabrir la rotonda que enlaza la N-340  con la AP-7 y la T-214

Carmina Marsinach

Whatsapp
El accidente de este domingo en la N-340 a la altura de Altafulla. FOTO: Cedida

El accidente de este domingo en la N-340 a la altura de Altafulla. FOTO: Cedida

Los alcaldes de Torredembarra y Altafulla vuelven a pedir soluciones al Ministerio de Fomento para acabar con los accidentes en la rotonda de la N-340 después que este domingo se produjera un choque frontal entre dos vehículos en este punto. El siniestro dejó un herido grave que fue trasladado al Hospital Joan XXIII de Tarragona y dos personas heridas leves que fueron antendidas en el Hospital Santa Tecla de Tarragona. 

El alcalde de Torredembarra, Eduard Rovira, considera que «la solución a la problemática pasa por la gratuidad de la AP-7 hasta Torredembarra o el Vendrell» de modo que los camiones no se vieran obligados a salir de la autopista por la rotonda para evitar el peaje. Rovira explica que el subdelegado del Gobierno, Joan Sabaté, en su momento descartó esa medida al no haber un gobierno en Madrid pero considera ahora con el nuevo ejecutivo es un buen momento para negociar con Abertis la liberación de la autopista y no tener que esperar hasta el 2021. 

Este domingo se registró el último accidente que se saldó con un herido grave y dos leves 

Por su parte, Jordi Molinera, el coalcalde de Altafulla, reclama una «solución inmediata» que pase por la reapertura de la rotonda de enlace a la AP-7 de Torredembarra. Desde el Ayuntamiento de Altafulla ha pedido un nuevo encuentro con el subdelegado del Gobierno del Estado en Tarragona porque «se ha convertido en un punto negro desde la reformulación de la rotonda de enlace con la AP-7 en Torredembarra». 

Desde que se obligó a los camiones a entrar a la autopista en Torredembarra para no saturar la N-340, la rotonda de acceso de Torredembarra ha sido fuente conflicto. Para facilitar esta entrada a los vehículos de gran tonelaje, se instalaron unas barreras estilo New Jersey que impiden que se pueda dar la vuelta entera a la rotonda, lo que obliga a los vehículos que vienen de la Riera de Gaià a desviarse más de dos kilómetros para acceder al núcleo de Torredembarra.

Esto también afecta a los vecinos de la urbanización Brisas del Mar, de Altafulla, que desde hace más de un año y medio han hecho movilizaciones reclamando la reapertura total de la rotonda. Los vecinos de la urbanización Brises del Mar de Altafulla, que llevan más de un año reclamando la reapertura de la rotonda, recuerdan que ya alertaron en octubre del 2018 a las administraciones de la peligrosidad de ese punto donde el pasado domingo tuvo lugar el último accidente.

Lamentan que desde entonces ninguna de ellas −Fomento, Carreteras de la Generalitat, Ayuntamientos, Mossos y Trànsit− haya tomado cartas en el asunto. Los vecinos de la zona siguen reclamando soluciones para acabar con los accidentes de trafico en un tramo que tienen que realizar a diario. «Nos estamos jugando la vida cada día y nadie nos escucha», aseguran desde la plataforma Reobrint Rotonda y piden al Ayuntamiento de Altafulla que denuncie la situación al juzgado. Los vecinos de Brises del Mar solicitaron también los informes técnicos y el proyecto sobre la medida adoptada por Fomento pero no obtuvieron respuesta.

Temas

Comentarios

Lea También