Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los alumnos del Camí de Mar de Calafell votarán qué necesitan en su instituto

El alumno Martí Rascado ha diseñado un proceso participativo para destinar 2.000 euros

José M. Baselga

Whatsapp

Quizá muchas décadas en las que las opiniones de los ciudadanos han sido desoídas por los gobernantes han llevado a que en los procesos que las administraciones ahora impulsan, como si escuchar al votante fuese un invento, haya una escasa participación.

«No estamos acostumbrados a que nos consulten. Y la experiencia nos dice que sirve de poco proponer», señala Martí Rascado, estudiante de segundo de bachillerato tecnológico en el instituto Camí de Mar de Calafell.

Con partida
Como trabajo de investigación de curso, Rascado ha planteado realizar un proceso participativo en el centro. Propuso el trabajo a sus tutores y a la dirección del instituto, que ha visto con interés la iniciativa. Tanto que han reservado una partida de 2.000 euros para poder ejecutar las propuestas que escojan los alumnos.

La iniciativa DecINSidim del alumno del Camí de Mar de Calafell sigue todos los pasos de los procesos de participación ciudadana que realizan las administraciones con la plataforma Decidim. 

Participación
El estudiante señala que «el principal reto es lograr una participación alta», para lo que recorrerá todas las clases explicando la iniciativa, además de colocar información en el centro y el la web del instituto. «La fase de información es muy importante».

Cada alumno podrá presentar tres propuestas de lo que cree que haría falta en el instituto. El importe máximo de cada una debe ser de 1.000 euros para que por lo menos pueda haber dos actuaciones. Los profesores también podrán proponer ideas.

Selección
Tras esa recogida de propuestas se hará una criba para descartar las imposibles de realizar, y entre las seleccionadas se hará la votación. 
El compromiso de la junta directiva del centro es tirar adelante las más votadas. La recogida de propuestas será entre el 15 de octubre y el 4 de noviembre; y las votaciones, del 26 de noviembre al 23 de diciembre.

Martí Rascado señala que para que los procesos de participación vayan calando en la sociedad, los ciudadanos, en este caso los alumnos, deben ver que sus demandas se llevan a cabo. 

Más años
En función del resultado del proceso, en el IES Camí de Mar de Calafell plantean la posibilidad de  repetir la iniciativa en próximo años para dar voz a los alumnos.

La experiencia también debe lograr la implicación de los estudiantes con su centro y es una forma de que el equipo directivo conozca de forma directa cuáles son las necesidades y demandas de los estudiantes «y fomentar la cultura democrática», explica Martí Rascado. 

El estudiante señala la necesidad de la participación. «Como ciudadanos no podemos quedarnos en la queja. Tenemos herramientas para expresar nuestras demandas». 

Temas

Comentarios

Lea También