Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los arqueólogos apuntan al origen medieval de la Masia de Castelló

Las excavaciones se realizaron la semana pasada y pretenden demostrar los inicios medievales de este pueblo abandonado

Ariadna Escoda

Whatsapp
En la excavación realizada en el núcleo de Castelló trabajaron hasta ocho expertos . Foto: Cedida

En la excavación realizada en el núcleo de Castelló trabajaron hasta ocho expertos . Foto: Cedida

El abandono que vivió el núcleo de Castelló, en el municipio de Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant, es conocido por gran parte de la población. Años después de la Guerra Civil española, las familias fueron deshabitando el núcleo. La situación política y social desencadenó este final. Posteriormente, en los años noventa del siglo pasado, la Associació Masia de Castelló decidió desescombrar, consolidar y restaurarlo para su conservación.

Sin embargo, los orígenes del poblado no estaban claros. Ante esta situación, el consistorio de Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant ha querido descubrir el origen de este pueblo. Detrás de este objetivo también se encuentra la Associació Masia de Castelló. A partir de esta voluntad en común, el Ayuntamiento ha destinado 15.000 euros a los trabajos de excavación y los posteriores estudios de investigación. Con este presupuesto, además, se ha contratado a un equipo de expertos entre los que hay arqueólogos, técnicos y topógrafos.

Desde el mes de mayo, los expertos han estado trabajando en un proyecto en el que se incluyen no sólo excavaciones en las torres medievales del núcleo de Castelló, sino también un levantamiento topográfico del conjunto para analizar las dimensiones de las casas existentes, identificar posibles cambios en las dimensiones de las fincas, la ubicación y distribución de estructuras arquitectónicas más antiguas. También se realiza una búsqueda y revisión de fuentes documentales para completar un archivo sobre la historia de este núcleo abandonado.

La semana pasada finalizaron las excavaciones realizadas sobre el terreno. Los trabajos arqueológicos empezaron el mismo día que el curso escolar; el 14 de septiembre. Los expertos excavaron en dos zonas donde se sospecha que en época medieval hubo dos torres defensivas. Estas dos torres defensivas podrían encontrarse en dos zonas: una estaría situada dentro de una casa más moderna y la otra, en la zona conocida como ‘El Tossalet’.

Los trabajos se han llevado a cabo gracias a un equipo de arqueólogos y técnicos que acostumbran a trabajar juntos en este tipo de iniciativas y que se han contratado de forma específica para esta tarea.

Momento para analizar

Ahora, tal y como explica la arqueóloga especialista en época medieval y moderna, Carme Subiranas, es momento para analizar las muestras encontradas en el correspondiente laboratorio. «La mayor parte de muestras son cerámica, en trozos pequeños, pero nos ayudará a datar las dos torres donde hemos trabajado estos días», relata la arqueóloga al mando de la investigación. Tal y como afirma Subiranas, «el subsuelo aporta sorpresas».

Las hipótesis iniciales, por otra parte, ven en este proyecto cierta esperanza. El origen medieval de las muestras podría verse reflejado en las pruebas que se llevarán a cabo en el laboratorio. Una vez terminados los análisis, hay mucho trabajo por hacer. Así pues, se redactará una memoria que contendrá la correspondiente planimetría arqueológica y un apartado de propuestas de actuación futuras en el ámbito de la conservación de los restos, la difusión y la promoción. Además, el proyecto también incluirá un resumen tanto de archivos documentales como gráficos.

La hipótesis del origen

Las pruebas materiales no son las únicas que se incluyen en este proyecto. En este estudio también se encuentran las pruebas documentales. El documento más antiguo que se vincula al núcleo de Castelló data de 1153 y en la que se hace referencia a un tal ‘Çalepha’ de Castelló. Según los expertos, se podría tratar de un personaje de origen sarraceno que mencionaba el población del núcleo de Castelló. Esto podría determinar un origen sarraceno del pueblo, aunque aún no hay pruebas que determinen esta teoría.

Pero uno de los documentos más importantes del núcleo se sitúa en 1191. Se trata de la carta de población de Vandellòs, en la que aparecen como fundadores Berengué Perelló y Pere Pentinat. Ambos pobladores eran cristianos.

Un estudio a cargo de J.Iglesias determinó que siglos más tarde, en 1497, se localizaban 23 fuegos en Vandellòs, incluyendo el núcleo de Castelló. Esto se traduce en un centenar de habitantes en ambos núcleos. Los documentos indican que a medida que pasaron los años, hubo un aumento demográfico entre el 1553 hasta el 1900. En cambio, la documentación muestra que a partir de 1910 y hasta 1950 se registró una caída demográfica gradual. En 1950, último año en el que hubo habitantes, en el núcleo tan sólo vivían cinco personas.

Actualmente, el núcleo de Castelló recupera su vida tan sólo en época navideña, gracias a la implicación de la Associació Masia de Castelló. Año tras año, esta entidad que celebra el ya tradicional pesebre viviente que une tanto a vecinos del pueblo como a visitantes de todo el Camp de Tarragona. A parte de este evento, Castelló vive entre la calma y el silencio el resto del año. Ahora, sólo queda esperar los resultados del laboratorio para saber un poco más sobre el origen de este núcleo.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También