Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los autobuses vuelven a la puerta del hospital de El Vendrell

Los vecinos habían denunciado el cambio de parada a una rotonda por lejanía, incomodidad e inseguridad

José M. Baselga

Whatsapp

Los autobuses de la línea supramunicipal que opera la compañía Monbus, vuelven a cargar y descargar pasajeros en la puerta del hospital de El Vendrell. Queda anulada así la parada que se habilitó hace unos días en una de las rotondas de la carretera que acceder al centro de salud.

El rechazo vecinal al traslado de la parada ha motivado que la Direcció General de Transports de la Generalitat indique al operador que sus autocares deben volver a la puerta del hospital para el servicio de sus pasajeros. 

En la puerta
Los vecinos pidieron sus ayuntamientos de El Vendrell y Calafell que reclamasen a la Generalitat la recuperación de la parada de la puerta del hospital para la línea supramunicipal. Los autobuses municipales de El Vendrell no cambiaron de parada.

 

La parada a la puerta del hospital.

La medida, a pesar de que de momento es provisional, tiene toda la intención de que sea definitiva. El alcalde de Calafell, Ramon Ferré, explicaba la noche del jueves que había solicitado a Transports que  los autobuses volviesen a cargar y descargar junto al centro hospitalario.

En la nada
Son sobre todo los vecinos de Calafell y de otros municipios de la comarca quienes utilizan esta línea para ir al hospital. Ahora se encontraban que la parada quedaba a 250 metros del centro, en una rotonda, sin marquesina ni iluminación y en medio de la nada con lo que supone para la seguridad.

 

La nueva ubicación estaba en una rotonda de la carretera.

Los técnicos del Ayuntamiento de El Vendrell también han remitido a la Generalitat un informe en el que desaconsejan el cambio de la parada y plantean devolverla a su anterior emplazamiento.

Además de la mayor lejanía, lo que supone un problema para las personas mayores o con movilidad reducida, también tiene el inconveniente de la inseguridad de la zona y la falta de cualquier comodidad como una simple marquesina que cubra del sol, la lluvia o el frío. El informe señala que para acondicionar el nuevo emplazamiento habría que ejecutar una serie de inversiones que lo harían totalmente inviable.

 

La nueva parada quedaba a 250 metros del hospital.

Transports de la Generalitat ha pedido al operador que vuelva a coger y dejar pasajeros en la parada habitual. Además, la próxima semana habrá una reunión entre las partes para analizar la situación y determinar cuál será la solución definitiva.

Tanto el alcalde de Calafell Ramon Ferré como el concejal de Transportes de El Vendrell, Kenneth Martínez, destacan que la necesidad es que la parada de autobús esté a las puertas del centro.

Reconocen sin embargo el caos circulatorio que se produce en la zona y que fue uno de los motivos que llevó a la compañía a solicitar un cambio de ubicación de la parada ya que en cada expedición le suponía retrasos de hasta 20 minutos.

En la zona del hospital falta aparcamiento.

Martínez reconoce que debe actuarse para ordenar la circulación y el aparcamiento junto al hospital para evitar el desorden y ganar plazas de estacionamiento, una de las deficiencias que lleva a la indisciplina de algunos y que afectan a la movilidad de los autobuses.

Temas

Comentarios

Lea También