Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los camiones de la basura de Roda son obsoletos y el servicio, deficiente

El gobierno en minoría  intenta dar el servicio al Consell Comarcal, pero el bloqueo político provoca una situación insostenible
Whatsapp
La tipología de contenedores está obsoleta y presentan un estado lamentable de conservación. Foto: DT

La tipología de contenedores está obsoleta y presentan un estado lamentable de conservación. Foto: DT

Roda de Berà debe renovar sin perder tiempo la flota de camiones de recogida de basura y sus 800 contenedores. La situación, admite el alcalde, Pere Virgili (PDCat), empieza a ser insostenible y la solución debe tomarse cuanto antes en una sesión plenaria.

El problema, más allá de la calidad del servicio prestado en las diferentes zonas residenciales, es el desgaste de los vehículos, algunos con 25 años de rodaje, o la situación de algunos contenedores repartidos por las calles del municipio.

Algunos de los vehículos que están operativos tienen más de 25 años de antigüedad

Desde noviembre, el alcalde, Pere Virgili, que también ostenta el cargo del presidente del Consell Comarcal del Tarragonès, planteó al resto de fuerzas políticas –su partido PDCat gobierna en minoría– una renovación del servicio y apostó por la oferta del Consell Comarcal, que a día de hoy ya gestiona la ‘deixallería’ y la recogida de plástico, papel y vidrio.

La oferta es tentadora: además de lo que ya gestiona el ente comarcal, se añadiría la recogida de orgánica y de residuos, dejando la poda, limpieza viaria y playas para la gestión municipal. El coste total subiría a 1,51 millones de euros anuales, unos 100.000 euros por debajo de lo que recauda el Ayuntamiento en tasa de basura «y con esta diferencia pagaríamos el resto de servicios de gestión municipal dejando el presupuesto equilibrado»,explica Virgili.

A pesar de las ventajas que entendía el gobierno rodense, la propuesta no prosperó en el pleno de abril. El alcalde requería siete votos a favor, pero sólo tiene seis. Las cuatro abstenciones, dos del PP y dos de Ciutadans, de nada le sirvieron con los dos votos en contra del PSC. ICV se excusó por un motivo personal y ya se sabía que estaría ausente la concejal Encarna Ramírez.

El desgaste de los vehículos supone una inversión en mantenimiento alta y la compra de nuevos depende de la decisión que se tome. Foto: DT

La posición del gobierno local quedó enrocada. El servicio que se heredó de la antigua Cosbapsa, empresa que entró en concurso de acreedores en 2011, y que el Ayuntamiento heredó camiones, contenedores y plantilla, sigue siendo precaria para una localidad que en verano multiplica su población y que tiene suficiente extensión y padrón de habitantes para renovar este servicio deficiente.

Informe de impacto

Ante el bloqueo político de la renovación del servicio, Pere Virgili encargó un informe de impacto a los servicios técnicos, al secretario y al interventor. Este documento marca qué soluciones se pueden tomar en Roda con una proyección de una década con el fin de que se apueste por la mejor opción para el servicio de recogida de basura «que debemos poner al día cuanto antes», reitera el alcalde.

El informe de impacto tiene tres opciones: la gestión directa como hasta ahora pero con la renovación de la flota y contenedores. La cesión del servicio al Consell Comarcal como sigue defendiendo el gobierno en minoría o sacar un concurso público para que una empresa externa asuma la concesión.
De las tres opciones, señala elinforme, la más económica sigue siendo traspasar el servicio al Consell Comarcal. El ente asume la renovación de contenedores y el incremento de unidades y también aportará camiones nuevos con un sistema de anclaje acorde a los nuevos contenedores. Además, parte de la plantilla quedará subrogada al Consell y otra seguirá dentro de las competencias municipales de playas o limpieza viaria.

Actualmente tiene 800 contenedores, la gran mayoría en un estado lamentable de conservación 

La opción de gestión municipal directa se dispara. Costaría 1,61 millones de euros añadiendo una inversión de 3 millones para la compra de camiones y contenedores. También se debería renegociar con el Consell aquellos servicios que está llevando a cabo en la actualidad: recogida selectiva. Esta opción rompe la contención de deuda a corto plazo (los dos primeros años) y expone a una subida de la tasa de basura para afrontar los gastos necesarios.

La tercera opción es el concurso público, con un coste de 1,7 millones de euros. La opción más cara de las tres. Esta opción rompe con la contención de deuda municipal y provoca subir la tasa para pagar los costes.

Con las tres cartas en la mano, el PDCat está hablando con Ciutadans y PP, los dos partidos que se abstuvieron el 6 de abril. Virgili intenta que uno de los dos rompa su abstención a favor del sí y la opción que «a priori» mejor pueda activarse cuanto antes.

El alcalde recuerda que el tiempo se agota. «Llevamos más de dos años en el Consell puliendo las bases para licitar este servicio, con un presupuesto que rondará los 7 millones. Será un concurso muy interesante con muchas ofertas.

Es posible que hasta enero de 2018 no se pueda adjudicar, dejando seis meses de adaptación a la ganadora». Por todo ello, urge que los ayuntamientos que no han firmado esta opción con el Consell se decidan cuanto antes para poder iniciar la licitación.

La política y sus niveles

Más allá del debate de la recogida de basura y sus detalles, a nadie se le escapa que Pere Virgili (PDCat) es alcalde de Roda de Berà y presidente del Consell Comarcal del Tarragonès. Allí recibe el apoyo del PSC, PP y C’s para activar este servicio comarcal. Y en su localidad, los mismos partidos representados rechazan la idea planteada.

Temas

Comentarios

Lea También