Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Los dos mossos que estaban el 1-0 en el Institut Antoni Ballester de Mont-roig no cometieron ningún delito"

El fiscal no los va a acusar después de que el juez les abriera diligencias a raiz del atestado de la Guardia Civil por supuesta pasividad en su actuación

Àngel Juanpere

Whatsapp

La Fiscalía de Tarragona no ve indicios de delito en la actuación de los dos mossos d'esquadra que durante el 1 de octubre de 2017 estaban en el punto de votación del Institut Antoni Ballester de Mont-roig del Camp. El Juzgado de Instrucción número 1 de Reus les había abierto diligencias a raíz del atestado de la Guardia Civil, que les acusaba de "pasividad" ante los comicios y de dificultar su labor de entrada en el centro.

En su escrito remitido al Juzgado el pasado 20 de diciembre, el fiscal recuerda que la causa se incoó por el atestado instruido por la Guardia Civil a raíz de la ejecución del auto del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJCat) a fin de impedir el referéndum del 1 de octubre, además de la utilización de locales o edificios públicos para la preparación de los comicios.

En dicho atestado, los agentes de la Guardia Civil denunciaron los altercados que tuvieron lugar en el Institut Antoni Ballester. A raíz de dicho atestado se incoaron diligencias previas, que se quedaron limitadas a la investigación de la actuación que tuvieron dos mossos d'esquadra por si la misma fuese constitutiva de un delito de desobediencia o cualquier otra infracción penal.

El juez envió un escrito a la Divisió d'Afers Interns de los Mossos para que emitiera un informe sobre la posible existencia de irregularidades en la actuación de los agentes, además de informar de la unidad en la que estaban destinados y el canal de transmisiones usados.

El fiscal, después de analizar cada una de las diligencias efectuadas, destaca que un guardia civil relató que cuando acudieron al instituto vieron a los dos mossos d'esquadra "en actitud pasiva", "no colaborando en la actuación de impedir el desarrollo de la votación a pesar de recibir los agentes de la Guardia Civil una fuerte resistencia de las personas allí congregadas".

En su declaración, el agente detalla que allí había dos agentes uniformados de los mossos, "que se dirigió al agente de mayor rango, no recibiendo respuesta ni colaboración, si bien finalmente pudieron entrar en el instituto y llevarse las urnas".

En el informe emitido por el inspector responsable de la comisaría de los Mossos del Baix Camp-Priorat sobre la actuación de los agentes investigados, consta que los mismos estuvieron asignados durante todo el día a labores de coordinación y supervisión del operativo en el instituto, junto con dos agentes más. Identificaron a las personas responsables de la apertura del instituto, haciendo constar su apertura así como la presencia de 200 personas, que las mismas se negaron a abandonar el local de forma reiterada y ante la posibilidad de altercados, no se procedió al cierre del local, por lo que elaboraron la correspondiente minuta policial.

Uno de los agentes investigados declaró ante el juez que estuvo en el instituto en el momento de relevar a los otros agentes, que coincidió con la llegada de la Guardia Civil, que en ningún momento entorpeció la actuación de dichos agentes y que habían intentado cerrar el centro "pero que la cantidad de gente que se acumuló no lo hizo posible".

El otro mosso investigado relató que su función era de coordinación del servicio, con 23 puntos de control en centros de votación. No colaboró con la Guardia Civil porque no podía realizar una intervención sin la autorización desde el CECOR -sala de coordinación- y que su tarea era únicamente de supervisión. Que no pudieron cerrar el colegio porque había unas 300 personas, que él no interfirió cuando la Guardia Civil accedió al centro.

La resolución de la Fiscalía

Según entiende la Fiscalía después de analizar el caso, los agentes de los Mossos d'Esquadra elaboraron el acta, identificando a las personas responsables de la apertura del instituto y redactaron la correspondiente minuta policial.

Los agentes, según el Ministerio Público, no procedieron al cierre del local debido a la posibilidad de que se produjeran disturbios con peligro para las personas y bienes, unido a la imposibilidad de los agentes de acceder al centro, desistiendo de la intervención para no generar altercados ante la presencia de un número elevado de personas, lo que se constata con el atestado elaborado por la Guardia Civil.

Además, concluye el fiscal, los dos mossos d'esquadra no obstacularizaron la labor de la Guardia Civil, que consigue apoderarse de las urnas, manteniendo únicamente una actitud pasiva en atención a las órdenes recibidas, lo que se constata por la declaración de un agente de la Guardia Civil.

Por todo ello, termina asegurando el escrito de la Fiscalía, "no cabe deducir infracción penal alguna por cuanto los mismos -los dos agentes- dieron cumplimiento a las órdenes e instrucción recibidas por los mandos superiores". Si bien el dispositivo era insuficiente debido al escaso número de agentes que se personaron en el centro -cuatro-, la irregularidad en la organización no es atribuible a los agentes investigados".

Sin embargo, por otra parte, se siguen otras diligencias donde se investiga la organización del dispositivo policial, su suficiencia y adecuación a las órdenes emitidas por el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya en el que se ventilarán, en su caso, la responsabilidad que pudieran tener los altos mandos, "sin que dicha responsabilidad pueda recaer en los agentes ahora investigados, quienes se limitaron a actuar bajo las órdenes directas de sus superiores, no siendo la actitud pasiva de los agentes investigados en el instituto, unido a las explicaciones que los mismos ofrecieron sobre su actitud, suficiente para ejercitar acciones penales".

Temas

Comentarios

Lea También