Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los edificios de BCN World no podrán ser más altos que Shambhala

El Govern ha fijado en el plan director urbanístico una altura máxima de entre 20 y 25 plantas. La montaña rusa de PortAventura, la más elevada de Europa, mide 76 metros
Whatsapp
Mas-Collel presidió ayer la renunión en la sede del CRT.  Foto: Alfredo González

Mas-Collel presidió ayer la renunión en la sede del CRT. Foto: Alfredo González

La altura máxima de los edificios del macrocomplejo de turismo y ocio previsto en Salou y Vila-seca será de entre 20 y 25 plantas. Lo explicó ayer el director del Institut Català del Sòl (Incasòl), Damià Calvet, en una reunión informativa en la sede del Centre Recreatiu i Turístic (CRT) presidida por el conseller de Economia i Coneixement, Andreu Mas-Colell. «Hemos fijado la montaña rusa de PortAventura Shambhala como tope –mide 76 metros–», señaló Calvet.

Pero esta no fue la única novedad. El plan director urbanístico (PDU) del Centre Recreatiu i Turístic de Salou y Vila-seca permitirá la construcción de casas. Dicho de otra manera, mantendrá el plan vigente, aprobado en 2006, pero con algunos cambios. De los 386.000 m2 iniciales de uso residencial -previstos en la zona sur de la autovía C-31B- pasará a 280.000. Eso sí, dispondrá de otros 218.000 de uso múltiple, turístico-residencial, donde podrán construirse apartamentos. «Se priorizará la parte turística y hotelera», afirmó Mas-Colell.

Después de que Veremonte renunciara a adquirir los terrenos y pasara a ser un operador más, las condiciones volvieron a su anterior estado. «La situación ha cambiado, no hay un nuevo propietario y allí las calles y alcantarillas ya están puestas», recordó el conseller. Al PSC no le gustó y amenazó con abandonar la comisión mixta de seguimiento. Este mismo plan abriría la puerta a la posibilidad de otorgar licencias de juego en la zona sur de la autovía. Aunque sería más a largo plazo y con otro concurso.

La sesión de ayer sirvió también para actualizar calendarios. Ahora, el Govern prevé tener lista la aprobación inicial (PDU) a finales de febrero, un mes después de su previsión inicial.

Mas-Colell y Calvet celebraron al mediodía una comida con una veintena de representantes del mundo económico, empresarial o universitario de la provincia. Fue en el Hotel Husa Imperial Tarraco de Tarragona. El encuentro sirvió para que los presentes intercambiaran impresiones. Hay muchas dudas en el ambiente tras la renuncia de Veremonte a adquirir los terrenos donde está previsto BCN World. El conseller y Calvet, políticos ambos, tiraron de oratoria para tratar de tranquilizar a los comensales. Su mensaje fue el mismo que llevan repitiendo desde que acordaron en diciembre con La Caixa una opción de compra , de 110 millones de euros, sobre las 150 hectáreas que deben acoger el macrocomplejo: «El proyecto sigue adelante».

Los asistentes salieron satisfechos por tener más información. Conocieron de primera mano en qué punto se encuentra la tramitación del Plan Director Urbanístico (PDU) del Centre Recreatiu i Turístic del Salou y Vila-seca. Salieron sonrientes, serios, optimistas, esperanzados, incrédulos. Y sobre todo, con cautela. Hubo impresiones de todo tipo. Los empresarios apuestan por esta iniciativa económica porque supone puestos de trabajo, los sindicatos están vigilantes para que esos empleos no sean precarios y los expertos en turismo sopesan seriamente cuál sería su encaje en el modelo familiar de la Costa Daurada.

«Agradezco que hayan venido a informarnos del proyecto. Es un acto de transparencia, incluso han detallado algunos contratos. Que la Generalitat esté detrás nos da confianza», afirmó Josep-Joaquim Sendra, presidente de la patronal de micro, pequeña y mediana empresa (Pimec) en la provincia de Tarragona.

Josep Andreu, presidente de la Autoritat Portuària de Tarragona, se mostró sorprendido por «la velocidad con la que la Generalitat está tramitando el PDU»: «Hay que ver si las otras administraciones implicadas, como el Ministerio de Fomento, están alineadas con esta velocidad». Y destacó que el Port está muy pendiente de este proyecto, puesto que «seremos vecinos» –la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) limitará con los terrenos del CRT–y porque BCN World (o como sea que acabara llamándose) «puede incrementar la llegada de cruceros».

La directora general de la Associació Empresarial Química de Tarragona (AEQT) también se mostró favorable: «Para el sector químico es bienvenida cualquier iniciativa que genere economía en el territorio. Nos han mostrado su hoja de ruta y ahora estaremos muy atentos a su evolución».

Dudas razonables

En esta línea, Isaac Sanromà, presidente de la Cambra de Comerç de Reus, resaltó que se trata de un proyecto «muy esperado» por el sector económico: «Nos han explicado que es prioritario para el Govern, pero sólo triunfará si los inversores siguen creyendo en él».

Precisamente, más incrédulo se mostró Salvador Anton, catedrático de Análisis Geogràfico Regional de la Universitat Rovira i Virgili y director del Parc Científic i Tecnològic de Turisme i Oci de Catalunya: «Nos han presentado la situación actual del PDU, pero espero más detalles todavía sobre el proyecto».

Jaume Pros, secretario general del sindicato CCOO en Tarragona, expresó una opinión similar: «Nos han explicado lo que está haciendo el Govern, pero falta información de la parte privada».

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También