Los hosteleros urgen a permitir ERTEs «en función de la coyuntura turística»

La FEHT asegura que los efectos de la pandemia les han llevado a sufrir «el peor año de la historia» en el sector

EDUARD CASTAÑO

Whatsapp
Imagen de un hotel cerrado en marzo debido al confinamiento por el coronavirus. FOTO: PERE FERRÉ/DT

Imagen de un hotel cerrado en marzo debido al confinamiento por el coronavirus. FOTO: PERE FERRÉ/DT

El coronavirus ha provocado que el sector turístico se haya tenido que enfrentar a un reto mayúsculo en un verano sin precedentes. La actividad turística en la Costa Daurada ha bajado de manera evidente, además de estar totalmente cerrada durante los seis primeros meses del año y con los meses de julio y agosto sin llegar a cumplir las expectativas generadas debido a los rebrotes, confinamientos, advertencias internacionales de no visitar España y las cuarentenas impuestas a los visitantes extranjeros.

Como consecuencia de ello, la Federació Empresarial d’Hostaleria i Turisme de la provincia de Tarragona (FEHT) ha reclamado una serie de medidas económicas para el sector, sin duda uno de los mas afectados por la crisis de a Covid-19.

La propia presidenta de la FEHT , Berta Cabré, valoraba ayer que «este ha sido el peor año de la historia para nuestro sector. Somos conscientes de que hay una pandemia mundial, pero sabemos que el turismo es el principal motor socioeconómico de la provincia. Es por ello que necesitamos nuevas medidas que nos ayuden a afrontar 2021 con unas garantías mínimas. Hay mucha gente que depende del turismo, tanto directa como indirectamente».

ERTE y rebajar impuestos

Entre las medidas solicitadas están la creación de unos ERTE específicos para el sector, un pasaporte sanitario digital que permitan la trazabilidad de los clientes o la exoneración de impuestos como el IBI o el IAE de este 2020. «Si no se aplican varias medidas, la continuidad de muchas empresas está en riesgo», alerta la FEHT. Cabré también aseguró que dan el año por terminado y que está en juego la supervivencia del sector turístico en la demarcación. Las peticiones de la FEHT se suman a las de otras entidades de ámbito catalán y estatal.

Ayer eran algunos los empresarios turísticos de la Costa Daurada los que aseguraban al Diari que ven con cierto pesimismo el futuro inmediato del sector. No creen que con las actuales propuestas económicas sea suficiente para salir adelante en los próximos meses ni tampoco ven una recuperación a corto plazo que les lleve a tener un mayor grado de optimismo.

Sus peticiones van en la línea de la Confederació Empresarial d’Hostaleria i Restauració de Catalunya (CONFECAT) y de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), que exigen la creación de un plan de choque para abordar la recuperación del turismo, así como implantar un plan de reactivación del turismo con medidas sanitarias, laborales y fiscales concretas «y de máxima urgencia» con propuestas concretas y que podrían servir de ejemplo los ERTEs específicos y la reducción de impuestos.

En cuanto a los ERTEs específicos, según la FEHT deberían permitir «la entrada y salida de trabajadores en función de la coyuntura turística» y contar con una «exoneración total de la Seguridad Social de los que quedan dentro del ERTE». Además, estos nuevos ERTE han reclamado que estén activos «al menos hasta la Semana Santa de 2021».

En relación al pasaporte sanitario digital estiman que debe permitir la trazabilidad del cliente durante su estancia, así como «identificar riesgos y vulnerabilidades durante su estancia», a fin de facilitar su «la localización y aislamiento en caso de necesidad». Además, apuntaron que hay que hacer pruebas PCR a los turistas que llegan del extranjero.

La presidenta de la FEHT asegura que «ya no podemos esperar más, no podemos seguir improvisando. Sólo nos cabe pensar ya en 2021. No nos podemos permitir fallar. Los empresarios tenemos una enorme responsabilidad y ganas de seguir adelante a pesar de todo lo que esta sucediendo. Pero necesitamos que todas las Administraciones apliquen medidas que nos permitan reabrir con garantías una vez acabe la pandemia».

En un buen año turístico, la ocupación en la Costa Daurada hubiera rozado el 100% a mediados de agosto, uno de los momentos más potentes de la temporada. Sin embargo, este año las cifras rondaron entre el 50% y el 60% de media, según apuntó hace unos días Xavier Guardià, portavoz de la Federació Empresarial d’Hosteleria i Turisme, que acoge a entidades y asociaciones privadas que conforman el sector de la hostelería, turismo y actividades de ocio.

Temas

Comentarios

Lea También