Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Costa Cambrils

Los huertos urbanos se ubicarán en un solar del barrio de la Llosa de Cambrils

El proyecto, con un presupuesto de 95.000 euros, también contempla la construcción de un espacio vecinal

Cristina Sierra

Whatsapp
Los huertos se ubicarán en el terreno que hace años acogió el centro provisional de la escuela La Bòbila.  FOTO: ALBA MARINÉ

Los huertos se ubicarán en el terreno que hace años acogió el centro provisional de la escuela La Bòbila. FOTO: ALBA MARINÉ

El Ayuntamiento de Cambrils ya ha encontrado una localización para ubicar los huertos urbanos. El proyecto, que verá la luz durante el próximo año, se instalará en el solar municipal que se encuentra en la urbanización de la Albereda en el barrio de la Llosa, en concreto, en la calle Manuel Hidalgo, el espacio que hace años acogió el centro provisional de la escuela La Bòbila.

Así lo ha confirmado al Diari la concejala de Benestar, Drets Socials i Salut, Hélène Arcelin, que ha explicado que el proyecto técnico ya está redactado. «El tema de los huertos fue una petición que surgió de la ciudadanía en los procesos participativos que se realizaron hace un par de años y que recogen el Pla Estratègic i d’Acció iCambrils Ciutat Intel·Ligent y el Pla Local d’Inclusió», apunta la edil.

La responsable del área asegura que el consistorio ha valorado diferentes terrenos y finalmente han escogido el de la Llosa. «Está bastante céntrico y hace tiempo que no se utiliza. Es un solar muy grande y ya está vallado, por eso pensamos que sería el más adiente», señala Arcelin.

El proyecto está valorado en 95.000 euros, una cifra que ya estaba incluida en los presupuestos para este año y que se moverá para el año siguiente. La idea es crear una quincena de parcelas individuales y un par mucho más grandes para las entidades y escuelas que quieran tener su propio espacio para cultivar sus propios productos.

«Nuestra intención es trabajar con los vecinos de la zona la base de adjudicación de los huertos. Ahora hemos hecho una reunión para informarles de este objetivo y próximamente nos volveremos a reunir para recoger sus aportaciones. Queremos hacer un trabajo comunitario, recuperar un espacio que estaba en desuso e impulsar el consumo responsable», explica la concejala.

Un nuevo centro cívico

La iniciativa también contempla la construcción de un espacio vecinal para que los residentes del barrio puedan celebrar diferentes actos. «La idea es que sea un punto de participación, donde los cambrilenses puedan compartir sus proyectos», señala Arcelin. Una nuevo centro que desde la asociación de vecinos del Barri de La Llosa dan su visto bueno pero que, como aseguran a la publicación, su deseo es el de mantener su centro cívico que ellos mismos arrancaron en 2009. «Nuestro espacio es de 45 m2 y solo pedimos al ayuntamiento que nos lo arreglen un poco para poderlo conservar. Hemos visto el proyecto y la nueva sala será un poco más grande, unos 65 m2. Si un día queremos hacer una reunión la haremos allí para que pueda venir más gente», apunta la presidenta de la entidad, Ana Maria Franquet.

La cambrilense explica que desde el área de Benestar Social les convocaron para presentarles el proyecto que inicialmente no contaba con el beneplácito de los vecinos. «En un principio no nos acababa de convencer. Los socios en la asamblea dijeron que no lo querían pero lo que hice fue hablar con el ayuntamiento y decirles que nosotros no podíamos decidir y que tenían que hacer una reunión con todos los residentes, porque en la asociación solo están los socios, no están todos los que viven aquí», dice la presidenta.

Tras esta petición el gobierno se reunió con los habitantes de las casas que rodean el solar para mostrarles el documento. «Ellos dijeron que no tenían ningún problema y nosotros tampoco estamos en contra de los huertos», manifiesta Franquet.

La primera vez que se escuchó hablar de este proyecto fue en el pleno de octubre de 2017, cuando se aprobaron las ordenanzas fiscales que incluían una nueva tasa para el uso de los huertos y las bonificaciones que se preveían para los diferentes coletivos interesados. Una experiencia piloto con la que la localidad seguía los pasos de otros municipios como Montblanc, Tortosa o Valls, que hace unos años ya implementaron esta iniciativa que se planteaba como una actividad educativa, terapéutica, de inserción sociolaboral y/o mejora de las condiciones de vida.

Temas

Comentarios

Lea También