Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los 'okupas' de la batalla campal de La Llagosta estaban empadronados en Vila-seca

Vanesa Aranda y su pareja Daniel Ruiz se enfrentaron a cientos de vecinos el sábado por la tarde. Mossos tuvo que custodiar su salida del piso okupa. El matrimonio y sus hijos estuvieron viviendo en Reus hasta 2006 y desde entonces en la calle Creus de Vila-seca, donde se marcharon a La Llagosta en 2016.

Jordi Cabré

Whatsapp
Captura de uno de los vídeos de la batalla campal.

Captura de uno de los vídeos de la batalla campal.

La batalla campal protagonizada por vecinos de La Llagosta (Vallès Oriental) y una familia que okupaba dos viviendas sigue teniendo repercusión mediática desde el sábado, cuando se mediatizaron los incidentes y disturbios grabados por móviles y cámaras.

La protesta y la batalla campal derivada vino originada por el hartazgo de una buena parte del vecindario de La Llagosta contra esta familia, que lleva un par de años okupando dos pisos.

Precisamente es la fecha en la que esta familia se marchó de la vivienda de la calle Creus de Vila-seca, que ocupaban desde 2006, según ha conocido el Diari.

La familia de Vanesa Aranda y Daniel Ruiz tiene lazos familiares en Reus, Vila-seca y Terrassa. Antes de 2006, la pareja vivió en la capital del Baix Camp y luego se mudó a la calle Creus de Vila-seca. El padrón de la ciudad borró al matrimonio en enero de este 2018 cuando se inscribieron en la localidad de La Llagosta.

Precisamente, Vanesa explica que ella no vive en un piso okupa, sino que está de alquiler y ello permitió que pudiera censarse en el Ayuntamiento de La Llagosta.

Sin embargo, el matrimonio ya llevaba casi dos años lejos de Vila-seca aunque seguían censados en la localidad del Tarragonès. Las fechas coinciden en la llegada a La Llagosta de esta familia en 2016.

Los problemas que ahora se han hecho visibles y ha terminado en una batalla campal entre el vecindario y diferentes integrantes de la familia, entre ellos menores de edad, también se registraron en Vila-seca, aunque sin llegar al extremo vivido este sábado por la tarde.

El día 1 de septiembre la protesta vecinal derivó en una batalla campal, en la que algunos miembros de la familia okupa, desde un balcón, y los concentrados, en la calle intercambiaron una lluvia de objetos durante varios minutos.

Los Mossos tuvieron que intervenir para evitar que algunos de los concentrados forzaran el acceso al portal de la vivienda que desde hace dos años ocupa esta familia, en un conflicto vecinal que se ha ido agravando. 

Tras el intercambio de objetos, los vecinos lograron que la familia se marchara de los pisos protegida por los Mossos, aunque en diferentes programas de televisión han anunciado que volverán a pesar del rechazo vecinal. 

Esa misma tarde del sábado, Mossos detuvo a tres personas que estaban participando en la manifestación pero acabaron, presundamente, generando altercados.

Temas

Comentarios

Lea También