Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los okupas desalojan el camping de Calafell

Acordaron que se irían cuando hubiese un proyecto al que destinar los terrenos. La propiedad ya prepara la habilitación de un parque de ocio para las familias

José M. Baselga

Whatsapp
Los trabajos para limpiar las instalaciones y la campa ya han comenzado.

Los trabajos para limpiar las instalaciones y la campa ya han comenzado.

Los okupas que había en el terreno de un histórico camping de Calafell junto a la estación de tren y que estaba sin actividad hace años, han dejado la zona. La marcha ha sido de forma acordada con el Ayuntamiento y los propietarios ya que para el terreno hay prevista la instalación de un parque de actividades.

La marcha ha quedado reflejada en un acta notarial de manera que los okupas no puedan argumentar que ese era su lugar de residencia. Ahora ya han comenzado los trabajos para limpiar todo lo que era la campa y en la que se acumulaban trastos y matorrales.

Parque

El objetivo para la zona es habilitar un parque de ocio con áreas de descanso, tirolinas y juegos en los árboles. Toda la pineda está protegida en el Plan General y debe preservarse. Los propietarios y los impulsores de la iniciativa presentarán el proyecto al Ayuntamiento en los próximos días.

Para la intervención, además de ajustarse a la ordenación urbanística municipal deberá tener autorización de la Agència Catalana de l’Aigua ya que por la zona pasa el torrente de la Cobertera que habitualmente tiene agua por una fuente natural que brota en la zona.

Quejas

La okupación del camping levantaba quejas de los vecinos por la imagen que daba ya que en una plaza de la vieja instalación se había montado un mercadillo de objetos de segunda mano. Los vecinos consideraban que no era la mejor imagen que podía encontrarse un turista al bajar del tren.

El alcalde Ramon Ferré ya explicó el pasado año que había llegado a un acuerdo con los okupas para que dejasen el terreno una vez hubiese proyectos para darle un uso.

Proyecto

Cuando los propietarios acordaron un nuevo uso para el terreno pidieron al juez una orden de desalojo que no ha sido necesario ejecutar por la marcha de las personas que había en la instalación.

El histórico camping El Buen Vino ha tenido varias okupaciones en los últimos años. Tras una primera problemática, los actuales okupas sanearon la zona y han organizado diferentes actividades.

Ramon Ferré cree que para el próximo verano no habrá tiempo para habilitar la oferta de juegos, minigolf y actividades para las familias.

Temas

  • COSTA

Lea También