Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los pisos turísticos legales piden más dureza contra el intrusismo en el sector

La Associació d’Apartaments Turístics de la Costa Daurada i Terres de l’Ebre alerta del peligro ante la llegada del verano

Eduard Castaño

Whatsapp
Algunos vecinos de Vilafortuny han denunciado problemas de convivencia con los inquilinos de pisos turísticos ilegales. FOTO: Alba Mariné

Algunos vecinos de Vilafortuny han denunciado problemas de convivencia con los inquilinos de pisos turísticos ilegales. FOTO: Alba Mariné

A sólo unos días de que dé comienzo oficial el verano, miles de  turistas españoles y extranjeros  parecen decididos a disfrutar del litoral tarraconense aprovechando el sol, la playa, el relax…y un apartamento en el que pasar las vacaciones.

Sin embargo, siguen existiendo numerosas viviendas que operan de forma ilegal y sin la licencia de Habitatge d’Ús Turístic que requiere la Generalitat. Pero el fenómeno se ha extendido aún más con las plataformas digitales que alquilan viviendas.

Es por ello que la Associació d’Apartaments Turístics Costa Daurada i Terres de l’Ebre (ATT) ha decidido denunciar «el intrusismo» que sufre el sector por parte de apartamentos ilegales y que se está convirtiendo ya en un hecho descontrolado. La entidad reitera, además, que muchos propietarios de apartamentos no reglados utilizan plataformas ‘online’ y otros canales como las redes sociales para seguir operando fuera de la ley.

Inacción de los ayuntamientos

Ayer fue el propio presidente de la ATT, Joan Calvet, quien hizo una llamada de alerta contra los ayuntamientos porque «no hacen nada para evitar este fraude y no hay inspecciones». Ante esta situación han pedido a la población que hagan las reservas para las vacaciones «sólo» en establecimientos reglados. En ese sentido, Calvet y la entidad que preside denuncian también que en los alojamientos ilegales «no se cumple ninguna norma de seguridad ni salubridad» y añaden que «crean muchos problemas de convivencia, perjudican la imagen de los destinos y especulan con el precio». La Associació d’Apartaments Turístics siempre ha incidido en que «sólo los apartamentos reglados cumplen con toda la normativa vigente».

Calvet asegura que «en un apartamento ilegal, no se sabe ni qué, ni cuántas personas están alojadas». En este sentido, «no se ofrece ningún tipo de garantía. Es todo muy peligroso». Asimismo, incide en que «además de la competencia desleal que nos hacen, también crean muchos problemas de convivencia y perjudican la imagen de nuestros destinos». 

En ese sentido, desde que el Govern en 2013 amenazó con sanciones a aquellos que no cumplieran con la regularización, son muchos los que se dieron prisa para obtener las licencias. Así, por ejemplo, en Salou están registrados actualmente 5.340 pisos turísticos. Ahora, según la Guia d’Establiments i Activitats Turístiques de la Generalitat, Cambrils tiene registradas 2.611 viviendas de uso turístico, Vila-seca 971, Torredembarra 906, Altafulla 266 y Roda de Berà 329.

El sector está satisfecho por el aumento de los apartamentos regularizados y continúa trabajando en la mejora de la calidad de los mismos. Así lo refrenda el hecho de que últimamente en la provincia se han invertido unos 3 millones de euros en la renovación de sus instalaciones y servicios.

Hasta 30.000 € de sanción

La Generalitat es la única administración que puede sancionar a los propietarios de los pisos turísticos ilegales. Las multas pueden ir de los 3.000 a los 30.000 euros, si son reincidentes. Sin embargo, Barcelona es la excepción. En este caso el consistorio puedo hacerlo directamente. 

Desde la Associació d’Apartaments Turístics Costa Daurada i Terres de l’Ebre consideran que «si los Ayuntamientos tuvieran capacidad sancionadora» se reducirían mucho más los alquileres ilegales.

El objetivo de la entidad de  arrendadores  de estos apartamentos es que «no tengamos que encontrarnos cada verano con familias que vienen a nuestras oficinas para pedirnos un apartamento para entrar en el mismo día porque el que habían reservado, a través de redes sociales u otras vías, ha resultado una estafa o no existe».
En esos casos, los días de relax acaban convirtiéndose en auténticas pesadillas para los veraneantes.

Temas

Comentarios

Lea También