Más de Costa

Los restauradores y el ocio nocturno de Salou vaticinan serias dificultades de futuro

Está previsto que el jueves se celebre una manifestación estática desde la plaza Bonet con numerosos asistentes

EDUARD CASTAÑO

Whatsapp
Imagen de la rueda de  prensa que la asociación ARONS realizó en Salou a inicios del pasado mes de marzo. FOTO: ALBA MARINÉ

Imagen de la rueda de prensa que la asociación ARONS realizó en Salou a inicios del pasado mes de marzo. FOTO: ALBA MARINÉ

Un año después de declararse el Estado de Alarma en España ya han cerrado 5.000 locales de ocio nocturno y el sector acumula pérdidas de 2.580 millones de euros, según el Estudio de Impacto del Coronavirus en el Ocio Nocturno y los Espectáculos. Tampoco el sector de la restauración está para tirar cohetes. Allí, son muchos los empresarios que están realizando grandes esfuerzos por mantener a flote sus negocios mientras otros han decidido tirar la toalla y bajar definitivamente la persiana.

Pero en Salou, los empresarios de la restauración y del ocio nocturno han decidido seguir en la lucha... por la supervivencia. En las próximas horas, ARONS (la nueva Asociación de Restaurantes y Ocio Nocturno de Salou, que reúne a más de 80 establecimientos del municipio) tiene decidido realizar movilizaciones para hacer visible su protesta ante la postura de las diferentes administraciones en los actuales momentos de la pandemia y que afectan directamente a ambos sectores. El jueves, por ejemplo, numerosos afectados tienen previsto acudir a una manifestación estática -dado que así lo ha permitido la Generalitat- con asistentes desde la plaza Bonet hasta el Ayuntamiento de la capital de la Costa Daurada.

Especialmente perjudicado se siente el sector del ocio y la restauración nocturnos, que advierten de que su capacidad de resistencia «se encuentra al límite», con unas pérdidas acumuladas por cada discoteca de más de 300.000 euros, y por cada bar de copas o sala de conciertos de más de 150.000 euros, así como un retroceso en la facturación del 84 por ciento. Esta situación, según aseguran, puede provocar que si antes del verano no se alcanza un acuerdo para la reapertura de locales, o se inyecta un plan de ayudas económicas directas, casi el 80% de las pymes del ocio nocturno puede «terminar desapareciendo». De ahí que Fecasarm lleve reclamando durante los últimos meses «un plan sectorial para la reanudación del ocio nocturno» explica Joaquim Boadas, presidente de esta patronal del sector. «Necesitamos ya un plan, a dos meses vista, para que podamos volver a ponernos en marcha e cara al verano. Si no, será muy tarde. Estamos dispuestos a hablar y aceptar las medidas que se vean necesarias, pero hay que hacerlo ya porque el tiempo se nos echa encima».

Urgencia de un plan de actuación

También destaca la ampliación de horarios para la restauración. «Muchos locales se juegan la vida este verano. No pueden remontar si no hay entrada de facturación. El futuro está en juego y es muy probable que muchos desaparezcan definitivamente», explica Boadas y añade que, llegados a este punto, «estamos en pie de guerra para no ver morir nuestros negocios». El cierre de los establecimientos supondría también desahucios en muchos casos y llegar a concursos de acreedores. «En estas últimas circunstancias, ya se podrían producir despidos de trabajadores, pasando de los ERTE a los ERE». Lo que podría representar nuevos miles de parados en la zona.

La gran amenaza del ocio nocturno pasa por las fiestas rave, como denuncia Fecasarm. «Queremos dar máximas garantías sanitarias, a diferencia de los botellones. En esos casos su competencia desleal no tienen competencia legal», aseguran. Por eso, entre otras medidas, exigen que los locales dispongan de aparatos de desinfección de aire y superficies en espacios cerrados, a fin de que los locales puedan garantizar una máxima seguridad a sus usuarios y puedan trabajar con el horario habitual y sin restricciones de aforo.

Temas

Comentarios

Lea También