Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los restos de amianto de una antigua fábrica preocupan a vecinos de El Vendrell

ElAyuntamienmto dice que ya ha hecho requerimientos para la retirada pero la empresa quebró

José M. Baselga

Whatsapp
Placas de fibrocemento escampadas por el terreno.

Placas de fibrocemento escampadas por el terreno.

Los vecinos de la Muntanyeta de El Vendrell denuncian las placas de fibrocemento que se acumulan entre las ruinas del antiguo matadero de aves que había en la zona.

Los diferentes edificios que tenía la fábrica están saqueados y medio hundidos, pero todavía quedan gran cantidad de placas de fibrocemento en  el suelo y algunas de las cubiertas que se conservan.

Cancerígeno
El problema es que el fibrocemento contiene amianto, un material cancerígeno  y que se desprende en el caso de la fragmentación de las placas que servían de cubierta de las antiguas naves. Pero también la degradación del material puede liberar las microfibras peligrosas.

Los vecinos temen que la situación sea un foco de riesgo y piden al Ayuntamiento que retire las placas siguiendo los estrictos protocolos para la eliminación de este tipo de residuo considerado peligroso.

Dos órdenes
El Ayuntamiento explica que ya ha dictado dos órdenes de ejecución «para que se adopten determinadas medidas de seguridad y se retiren las planchas de fibrocemento».

Un requerimiento se hizo a Superave, titular de los terrenos y que era la empresa que gestionaba el antiguo matadero. Pero la empresa está en concurso de acreedores, por lo que el Ayuntamiento también envió el requerimiento al administrador concursal.

La zona está abandonada y saqueada.

La situación hace que las placas de fibrocemento todavía estén en la zona, muchas de ellas rotas y por el suelo a la intemperie. Según el Ayuntamiento «es responsabilidad del administrador concursal el cumplimiento del requerimiento a la sociedad».

Los vecinos señalan que ese frontón de responsabilidades hace que se retrase una intervención que consideran urgente para descontaminar la zona. Explican que las antiguas construcciones también son un riesgo porque hay niños que acceden a jugar.

Además ya se ha producido algún incendio en el interior. Esa entrada de personas puede ayudar a seguir con la fragmentación de las placas, lo que podría suponer un riesgo para los vecinos de la zona la respirar el polvo de la rotura.

A pesar de que durante décadas fue el material más empleado en la construcción, ya está prohibida la construcción, uso  y comercialización de productos que contienen amianto.

Temas

Comentarios

Lea También