Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los socorristas evitan un ahogamiento en Altafulla

La joven, de 21 años y de nacionalidad noruega, entró en el agua con unos amigos sin decir a nadie que no sabía nadar. El oleaje y no tocar con el pie en el fondo del mar provocó una reacción de pánico hasta que fue sacada a la arena sin fuerzas

Jordi Cabré

Whatsapp

Un susto que no olvidará. Este es el recuerdo que se llevará a Noruega una joven de 21 años que el sábado estuvo apunto de morir ahogada en la playa de Altafulla.

La joven formaba parte de un grupo de amigos que disfrutaban del caluroso sábado y que invitaba cada cierto tiempo a meterse en el agua para combatir el bochorno imperante en la Costa Daurada.

En uno de los baños, el grupo de amigos entró en el agua. El calor pudo más que el oleaje y la bandera amarilla que recomendaba precaución a los bañistas.

Los amigos tenían intención de nadar un poco y la joven noruega les quiso acompañar sin explicarles que ella no sabía nadar. Lo cierto es que al entrar hasta una zona donde ya costaba tocar el fondo, la turista se puso nerviosa. Y además el oleaje de este sábado dificultaba poner el pie en la arena.

Llegó un momento en que la falta de apoyo en el fondo del mar combinado con el oleaje le provocó una situación de pánico y ante la sensación de que se ahogaba busco desesperadamente algo en el que agarrarse.

Lo logró con un compañero suyo, pero el nerviosismo de la joven sumada a la dificultad de mantenerse a flote provocó que los dos estuvieran en riesgo de hundirse.

Los socorristas de la playa se percataron de lo ocurrido y alertados por los bañistas fueron en su busca. Salieron conscientes a la arena. Sin fuerzas, y sin poder explicar quién había acudido a su ayuda. El amigo de la joven logró salir cuando ella no lo tenía agarrado, pero ella requirió ayuda externa.

El aviso entró en el 112 y se activó SEM, Policía Local y Mossos d'Esquadra. Los socorristas fueron los primeros en intervenir y los profesionales del SEM hicieron el relevo. La Policía Local de Altafulla se encargó de tomar declaración y conocer qué había ocurrido.

La joven débil y todavía con el susto en el cuerpo fue llevada al hospital de Santa Tecla para un reconocimiento médico más exhaustivo. Una vez recuperó las fuerzas, recibió el alta. Todo había quedado en un susto gracias a la rapidez de los socorristas.

Temas

Comentarios

Lea También